México no pretende salir del T-MEC y sólo busca que se respete su soberanía, aseveró el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien informó que ya envió a su par estadunidense, Joe Biden, la comunicación que la semana pasada dijo que le mandaría para manifestar su extrañeza por el llamado a consultas como parte del acuerdo por la política energética mexicana.

Durante la conferencia de prensa matutina de este martes en Palacio Nacional, López Obrador descartó además que nuestro país pudiera unirse a un bloque comercial con China, Rusia, Brasil e India; y planteó en cambio que la relación con América del Norte se encuentra “muy consolidada, (y) lo único que estamos buscando es que se respete nuestra soberanía. Que esa integración no signifique sumisión y afortunadamente el presidente Biden así me lo ha expresado más de una vez, que la relación se tiene que dar en un pie de igualdad y de respeto a nuestra soberanía, por eso le he llegado a decir que a diferencia de la frase atribuida a Porfirio Díaz, yo sostengo que: ‘Bendito México, tan cerca de dios y no tan lejos de Estados Unidos’”.

El mandatario mexicano resaltó que ahora que se ha dado una diferencia por la interpretación de Estados Unidos y Canadá a la soberanía energética de México, hoy le ha enviado una carta a Biden sobre el tema.

Si bien, el titular del Ejecutivo federal dijo que no puede dar a conocer el contenido de la misiva, pues primero quiere que la reciba su homólogo estadunidense, pero ante la insistencia de los reporteros planteó: “¿Quieren un adelanto?

La respuesta afirmativa de los periodistas lo hizo adelantar: “Que no considero falso ni discursivo lo que me ha dicho en varias ocasiones el presidente Biden, de que nuestra relación se va a dar con respeto a nuestra soberanía, en un pie de igualdad y que vamos a buscar siempre una buena vecindad. Ya les di una parte”.

López Obrador remarcó que se debe cuidar la relación con Norteamérica y mantener el acuerdo comercial pero a la vez “que no nos traten o dejemos que nos traten como colonia, porque México es un país independiente, libre y soberano”.

Enfatizó que el T-MEC brinda muchas oportunidades por la vecindad y por tratarse (Estados Unidos) del país con más potencia económico y comercial del mundo, lo que da beneficios para nuestra nación; si embargo, “nada de eso se equipara con la independencia, la soberanía y la dignidad de nuestro pueblo. Para decirlo de manera sencilla: México no se vende, México es de los mexicanos, de nuestra generación y de los que vienen, eso no tiene precio, no hay arreglo que valga”.

Agregó que nuestro país tiene buenas relaciones y cooperación con sus vecinos de Norteamérica no sólo por su vecindad, sino porque es conveniente para las tres naciones.

“Son muy buenos mercados, es el mercado más importante del mundo e históricamente hemos mantenido relaciones económicas, comerciales y culturales. Hay casi 40 millones de mexicanos en Estados Unidos, de origen mexicano o nacidos en México, y que ahora trabajan y progresan en en ese país, entonces estamos en un lugar de la geografía mundial óptimo”.

Fuente: La Jornada