Después de 10 meses continuos de crecimiento, en mayo el consumo privado —que se refiere a la compra o adquisición de bienes y servicios por parte de los hogares mexicanos— desaceleró su ritmo 0.4 por ciento real frente a abril, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El indicador que mide el comportamiento del gasto realizado por las familias en el quinto mes del año aumentó 6.3 por ciento respecto a igual periodo de 2021.

El organismo autónomo a cargo de Graciela Márquez Colin, indicó que el comportamiento negativo en mayo se explicó por la contracción de 0.7 por ciento en la adquisición de bienes y servicios nacionales, aunque específicamente la compra de bienes nacionales disminuyó 1.1 por ciento frente a abril.

Por el contrario, la adquisición de bienes importados continuó su crecimiento, pues avanzó 0.6 por ciento frente al cuarto mes del año.

Jannet Quiroz Zamora, analista de Grupo Monex, consideró en un mensaje de Twitter que el retroceso del consumo privado es una mala noticia.

Destacó que este indicador, que permite dar seguimiento al componente más significativo del producto interno bruto (PIB) por el lado de la demanda, rompió una racha de 10 meses seguidos de crecimiento.

“Aun así, se ha expandido 2.6 por ciento desde su nivel que tenía antes de la pandemia. El máximo de la serie se sitúa en abril de 2022”, dijo.

El crecimiento anual del indicador fue impulsado por el avance de 12.8 por ciento en la compra de bienes importados.

El componente de bienes y servicios nacionales aumentó 5.3 por ciento frente a mayo del año pasado, principalmente por el aumento de 9.6 por ciento en la adquisición de servicios.

Fuente: La Jornada