El sismo de la madrugada de este viernes, de magnitud 5.3, causó el desprendimiento de material de las cúpulas de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, atravesando la vestidura de uno de los asientos del altar mayor, informó la Arquidiócesis Primada de México.

El trazo de material que se desprendió de la cúpula mide aproximadamente 15 centímetros Y cayó de una altura de 30 metros, aterrizando sobre una de las sillas que se localizan en el altar mayor de la Catedral, por lo que el mueble fue llevado a restauración para que quede listo para las fiestas Patronales del recinto religioso.

«Como resultado del sismo de esta madrugada, en la Catedral Metropolitana hubo desprendimiento de material de las cúpulas, cayendo el más grande sobre uno de los asientos del Altar Mayor, el cual atravesó la vestidura del mismo», escribió la Arquidiócesis.

Un sismo de magnitud 5.3 se registró en Michoacán, y se percibió en la Ciudad de México, donde se activó la alerta sísmica, la madrugada de este viernes 12 de agosto. Además, a la misma hora, otro temblor, de 5.1, se registró en Guerrero. 

El Servicio Sismológico Nacional informó que el sismo de 5.3 se registró al suroeste de Huetamo, Michoacán, a las 03:17 horas con 24 segundos; un segundo después, se registró otro de magnitud 5.1, con epicentro en Ciudad Altamirano, Guerrero. 

Alfredo Martínez, Encargado de Relaciones Públicas de la Catedral Metropolitana, detalló que el recinto religioso se encuentra desde el año pasado en un mantenimiento mayor, para remediar los daños que provocaron los sismos de septiembre del 2017.

Explicó que en la primera revisión protocolaria de la Catedral, tras el sismo de la madrugada del 12 de agosto no arrojó ningún daño, sin embargo, en las revisiones posteriores, «con la luz del día, los daños comenzaron a salir, por lo que ya tenemos localizado y monitoreado el lugar del desprendimiento» señaló.

Martínez comentó que no sólo los sismos ha afectado a la Catedral, los rayos que han caído en el edificio, han afectado al inmueble, sino también computadoras ya equipo de audio, otro elemento que daña es la acústica provocada por los conciertos y aunque resulte inverosímil, los brincos de los capitalinos en los conciertos provocan una vibración que daña a la infraestructura.

Detalló que si bien la Cúpula será incluida en la segunda etapa de reconstrucción del inmueble del siglo XVI, estas labores se retrasaron debido a la falta de ingresos que tiene el recinto, derivado a la falta de turismo y celebraciones religiosas. Debido a esto, la catedral capitalina solicitó apoyo para el mantenimiento de las instalaciones.

Por su parte, la Secretaría de Cultura indicó por medio de un comunicado que ha gestionado recursos para la conservación del monumento histórico, «donde grandes sucesos que construyeron la historia de la nación están vinculados al mismo».

«En los ejercicios fiscales 2020 y 2021, se efectuaron acciones emergentes de sellado de grietas, mantenimiento al sistema de cimentación y consolidación estructural de la linternilla de la cúpula de la Catedral. En este año, se obtuvieron recursos del extinto FONDEN a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que permitirán ejecutar las obras en los meses restantes del presente año para atender las afectaciones sufridas durante los sismos de 2017», señaló.

Fuente: Milenio