El vicecoordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Leonel Godoy, adelantó que el juicio de procedencia a Alejandro ‘Alito’ Moreno, presidente del PRI y diputado federal, será expedito.

“Va a ser expedito este tema y veremos de qué lado están las legisladoras y los legisladores, si siguen diciendo, a pesar de lo evidente, que es un perseguido político con estas propiedades, siempre ha sido político”, destacó.

En rueda de prensa, el legislador recordó que la solicitud de desafuero o juicio de procedencia fue presentada por la Fiscalía General de Campeche, porque Alito’ Moreno es presunto responsable de la comisión del delito de enriquecimiento ilícito.

Afirmó que no hay correspondencia entre los ingresos declarados por el priista y los bienes que se le han encontrado, entre ellos, un inmueble que fue cateado en Campeche con un valor de 130 millones de pesos.

Además de un departamento en Polanco y otro en Bosque de las Lomas, así como una casa que “tiene ventanas blindadas y guardias con armas largas”.

El diputado morenista señaló que “el crimen no debe de quedar sin castigo de nadie y, para eso, en materia penal, no cuentan los tiempos electorales, no cuentan los tiempos políticos, si se tienen pruebas suficientes, contundentes para que alguien si cometió un delito sea procesado”.

Reiteró que la resolución de la Sección Instructora sobre esta solicitud será expedita.

“Con todas estas pruebas que hay en su contra, si aún así su partido y Acción Nacional lo van a defender, como Acción Nacional ha defendido a Genaro García Luna, Morena, seguramente nuestros aliados vamos a estar a favor de que proceda la separación de Alejandro Moreno Cárdenas, se le quite el fuero, pueda ser sujetado a proceso y que ahí alegue lo que a su derecho considere”, insistió.

Leonel Godoy recordó que para desaforar a Moreno Cárdenas sólo se requiere de mayoría simple y remarcó que Morena va a votar por quitarle el fuero al presidente del PRI, porque “creemos su riqueza es inexplicable y su comportamiento político todavía peor”.

Fuente: Milenio