La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos condenó enérgicamente el asesinato de la niña Heidi Mariana Pérez Rodríguez el pasado 31 de agosto en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en un hecho que involucra el uso de la fuerza letal por parte de militares.

“El uso de la fuerza letal desplegado en este caso es contrario a estándares internacionales de derechos humanos”, dijo Guillermo Fernández-Maldonado Castro, representante en México de la ONU-DH.

En un comunicado, la ONU-DH señaló que recibió información sobre que la muerte de Heidi Mariana habría sido provocada por la acción de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, en la colonia Victoria de Nuevo Laredo.

“Habría sido resultado del impacto de, al menos, un proyectil de arma de fuego. Heidi Mariana iba en compañía de una familiar, que también habría resultado herida, y de su hermano de 7 años”, lamentó.

Por ello, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos llamó a las autoridades a iniciar una investigación civil independiente, pronta y diligente, que identifique a los responsables directos de la muerte de Heidi Mariana. Además de las responsabilidades en la cadena de mando.

“Que incorpore estándares internacionales de derechos humanos, con pleno respeto del interés superior de la niñez, de conformidad con la Convención sobre los Derechos del Niño”, apuntó.

El organismo internacional instó a la Sedena a cumplir con todas las medidas necesarias para cooperar con las autoridades civiles y entregar sin demora la información relevante para esclarecer el caso.

También hicieron un llamado a que el Ejército asegure que su personal colaborará con las autoridades.

“Así como a identificar y erradicar toda práctica institucional interna que permita, facilite o no prevenga la reiteración de este tipo de casos”, pidió.

En el contexto del país en el que se acaba de aprobar en la Cámara de Diputados una iniciativa para que la Secretaría de la Defensa Nacional tenga el control operativo de la Guardia Nacional, el Alto Comisionado recordó que desde 1999 el Comité de los Derechos del Niño expresó su “inquietud ante la amenaza contra el derecho a la vida de los niños causada por el grado de militarización” en el país.

También que, desde 2015, pidió al Estado mexicano revisar la estrategia de lucha contra la delincuencia organizada, para que las niñas y niños estén protegidos de la violencia, así como durante las operaciones del ejército y las fuerzas de seguridad contra los grupos de la delincuencia organizada.

ONU-DH manifestó que este lamentable caso ratifica el anunciado riesgo que entraña la participación militar en tareas de seguridad ciudadana.

También, la importancia de fortalecer e implementar controles civiles sobre las Fuerzas Armadas.

Dijo que consolidar la participación de las fuerzas armadas en funciones civiles que le son impropias, «debilita la democracia y es contraria a los estándares internacionales de derechos humanos”.

Por último, expresó su compromiso para acompañar a los familiares de Heidi Mariana, a quienes expresó sus condolencias, en la búsqueda de verdad, justicia y reparación integral.

Fuente: proceso