Ante la presumible responsabilidad de militares en el homicidio de la niña de 4 años Heidi Mariana Pérez Rodríguez en Nuevo Laredo, Tamaulipas, su familia y organizaciones de derechos humanos exigieron que no se les exonere a priori y se conduzca una investigación exhaustiva, imparcial y urgente.

Además, pidieron que se detenga la participación castrense en tareas de seguridad, pues lo sucedido en Nuevo Laredo es clara muestra de las consecuencias de la presencia del Ejército en las calles.

De acuerdo con las pesquisas de organizaciones y familiares, la manera como sucedieron los hechos conduce a la presunción que no existió un enfrentamiento entre militares y crimen organizado, sino que se trató de un ataque directo.

Raymundo Ramos, del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo hizo un recuento de lo sucedido la noche del 31 de agosto de este año, a 25 días de que Heidi cumpliera cinco años. “Según las investigaciones que estamos haciendo las organizaciones y la familia, la responsabilidad fue del Ejército“, sostuvo.

Fuente: Animal Político