Con un crecimiento estimado de tres por ciento del PIB para el próximo año, una inflación promedio de 4.7 por ciento y un tipo de cambio de 20.6 pesos por dólar, el paquete económico para 2023 presentado esta tarde por la Secretaría de Hacienda prevé ingresos y gastos por un total de 8 billones 299 mil 647 millones de pesos.

Considera asimismo un precio promedio de 68.7 dólares por barril de petróleo, una plataforma de producción de crudo de un millón 872 mil barriles diarios y una plataforma de exportación de 784 mil barriles diarios.

De acuerdo con los Criterios Generales de la Política Económica para 2023, el crecimiento real de la economía de Estados Unidos sería de apenas 1.8 por ciento y la tasa de interés internacional estaría en 2.7 por ciento.

La estimación puntual para las proyecciones de finanzas públicas indican que en 2022 el PIB crecerá 2.4 por ciento y en 2023 lo hará en un nivel de 3 por ciento, estas previsiones son inferiores a las de 3.4 y 3.5 por ciento de abril pasado.

La SHCP indicó que en 2022, la implementación estratégica de distintas políticas por parte del gobierno federal ha contribuido al dinamismo del mercado interno, elemento clave para la estimación de crecimiento para el cierre del año en curso.

Destacó el continuo fortalecimiento de los programas sociales, el despliegue de recursos en favor de los proyectos prioritarios de infraestructura, la aplicación de estímulos al consumo de combustibles vía el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y las reformas laborales implementadas por la administración, como la que regula la subcontratación y la que flexibiliza los mecanismos de entrada al IMSS para las personas trabajadoras del hogar.

Además, considera que en la medida que continúe la normalización de las actividades a las condiciones previas a la pandemia, se prevé que los sectores relacionados con el mercado interno registren avances importantes, lo que permitirá que las actividades más rezagadas respecto a sus niveles pre-pandemia puedan cerrar esa brecha y aquellas que ya se han recuperado continúen creciendo.

Adicionalmente, la dependencia espera que el nivel de inversión fija bruta muestre un buen comportamiento en lo que resta del año, dados los volúmenes de las importaciones de capital, aunado a que la inversión pública en infraestructura seguirá influyendo positivamente en el componente de la construcción no residencial, principalmente en los estados del sur del país.

Proyecciones para 2023

Para 2023, la SHCP prevé que aumente la inversión y el consumo privados variables que continuarán siendo beneficiadas por los flujos de remesas, inversión extranjera directa, así como por la generación de empleos, los programas de bienestar y las reformas laborales encaminadas a mejorar las condiciones de los trabajadores.

Puntualizó que las políticas para fortalecer el mercado laboral mediante el aumento del salario mínimo y las medidas para evitar la subcontratación, van a continuar apoyando la reducción de la pobreza laboral vía mayores ingresos laborales nominales.

Además, la inclusión de trabajadores históricamente excluidos en el seguro social, como los trabajadores del hogar, va a permitir mejorar las condiciones de acceso a los servicios de salud, que, en conjunto con el resto de las reformas en materia laboral, seguirán sentando las bases para un mayor consumo privado en 2023.

La dependencia agregó que las mejores condiciones laborales se reflejarán en la posibilidad para una mayor parte de la población a adquirir crédito, particularmente para consumo de bienes durables como electrodomésticos y equipo de computación, en un ambiente donde el crédito se recupera y disminuyen los riesgos para la banca privada de otorgar crédito ante niveles de desempleo consistentemente bajos.

Al mismo tiempo, se prevé que el consumo de servicios recupere su tendencia previa a la pandemia, en la medida que continúan los buenos resultados del mercado laboral y la normalización de las condiciones previas a la pandemia. 

Así, el conjunto de factores descritos, permitirán que el consumo privado de bienes y de servicios siga contribuyendo al crecimiento de la actividad económica.

Otros elementos que apoyarán el crecimiento económico el próximo año se relacionan con el impacto del Paquete contra la Inflación y la Carestía (Pacic), los programas sociales como la Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores y la Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente, los cuales tendrán crecimientos presupuestales de 34.3 y 14.5 por ciento para el siguiente año, respectivamente.

Aunado a lo anterior, se prevé un mayor dinamismo en el mercado interno nacional, particularmente en la región del sur-sureste del país, debido al derrame económico que están generando los proyectos prioritarios de infraestructura, los cuales impulsaron la reactivación económica de la región tras la pandemia.

Adicionalmente, la coyuntura en materia comercial impulsará la inversión privada hacia México, debido al fenómeno de relocalización de operaciones hacia regiones cercanas al mercado objetivo (nearshoring).

Entre los factores externos, para 2023 se prevé que la producción industrial en Estados Unidos siga favorecida por menores distorsiones en las cadenas globales de valor que limitaron su desempeño desde 2020, lo que apoyaría el reabastecimiento del nivel de inventarios y la mayor proveeduría de insumos y productos al resto del mundo.

Al presentar el proyecto de ingresos y egresos en el Palacio de San Lázaro, el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, definió el paquete económico como “equilibrado, responsable y realista”.

Sostuvo que para el próximo año se impulsa la recuperación económica del país, anclando los niveles de gasto, asegurando la operatividad de la administración pública y dirigiendo la mayoría de los recursos a los proyectos sustantivos en beneficio del bienestar de la población.

Ramírez de la O aseguró que durante la primera mitad del año la economía registró una expansión de 1.9 por ciento y confió en que al cierre de 2022 se alcance un crecimiento de 2.4 por ciento.

Sostuvo que el subsidio a los combustibles y el paquete contra la inflación y la carestía han sido exitosos, por lo que se puede esperar una “trayectoria descendente” de la inflación a partir de agosto.

Fuente: Milenio