El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo la mañana de este miércoles que le da gusto que la Comisión Nacional de Derechos Humanos opine diferente luego de que el organismo dio a conocer que no promoverá una acción de inconstitucionalidad en contra de la incorporación de la Guardia Nacional al Ejército para realizar labores de seguridad.

Me da mucho gusto, por otro lado, que la Comisión de Derechos Humanos de México (sic) tenga una postura distinta a los de la ONU y de estos organismos conservadores que han guardado silencio ante la corrupción que ha imperado en México y en otros países y ante la violación de derechos humanos“, dijo.

La CNDH, la cual preside Rosario Piedra Ibarra, hija de la fundadora del Colectivo Eureka de víctimas de desaparición forzada, informó este martes que no impugnará la reforma para que la Guardia Nacional forme parte la Secretaría de la Defensa Nacional.

“Es este momento de definiciones claras que no admiten matices. O se está con el pueblo, o se está en contra de él. Por esa y otras muchas razones, esta Comisión Nacional, con plena conciencia de su misión y en ejercicio de su autonomía, declara que no interpondrá acción de inconstitucionalidad alguna contra las reformas aprobadas por el Senado”, informó la CNDH en un pronunciamiento de 16 páginas difundido este 13 de septiembre.

La mañana de este miércoles, el presidente respondió a señalamientos desde la Organización de las Naciones Unidas, donde lo llamaban a exponer sus acusaciones de que no trabajan.

El presidente respondió que él ya fue a la ONU y reiteró que considera que la organización “es un aparato burocrático que se está quedando com florero y que cuesta mucho y lo sostengo”. Criticó que la ONU no fue capaz de denunciar el acaparamiento de las vacunas y acusó que cuesta mucho dinero.