El Gobierno capitalino y la Embajada de Estados Unidos en México acordaron plantar 436 árboles y construir un parque como medidas de mitigación por la construcción de la nueva sede de la embajada en la colonia Irrigación, en la Alcaldía Miguel Hidalgo.

Tras realizar un recorrido por las nuevas instalaciones, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, explicó que la Embajada de Estados Unidos en México aceptó plantar 436 árboles: 122 afuera de la embajada y 314 que serán sembrados dentro del inmueble.

“Fueron algunas modificaciones que tuvo el proyecto gracias a este diálogo que el Embajador abrió con el Gobierno de la Ciudad y que por supuesto, abrió con los vecinos de la zona que quizá es lo más importante”, añadió.

En conferencia de prensa y acompañada por el Embajador de los Estados Unidos en México, Ken Salazar, la mandataria local recordó que en 2015 el proyecto de la nueva embajada –que representa un desarrollo de cerca de 60 mil metros cuadrados– fue aprobado por las Secretarías de Medio Ambiente (SEDEMA) y de Desarrollo Urbano (SEDUVI) con todos los estudios de impacto ambiental y urbano que permitieron en primera instancia la remoción de 122 árboles afuera y dentro del inmueble; y tras una revisión de la actual administración capitalina se decidió solo derribar 114 árboles.

Ken Salazar anunció que como medida de mitigación construirán un parque que se ubicará por la calle Casa de la Moneda, y en el que se sembrarán más árboles en beneficio de las vecinas y vecinos de la zona. Además de que la nueva sede, –la cual representa una inversión de mil millones de dólares, trabajan mil 100 personas y presenta un avance de obra del 70 por ciento–, será un edificio moderno y amigable con el medioambiente en cuanto al uso del agua y de la energía.

“Yo doy el compromiso ahora de parte de Estados Unidos, que el equipo de nosotros va a seguir trabajando, de manera, en qué podemos hacer hasta más parques y hasta sembrar más árboles que los que sembraron ahora”, agregó.

Salazar destacó que en el marco del Bicentenario de la relación bilateral entre México y Estados Unidos, que se celebrará el 12 de diciembre, la nueva embajada en la Ciudad de México representa la relación a futuro entre las dos naciones.

“Esperamos que esta relación sea hasta más profunda, como lo han comentado los presidentes en la Casa Blanca varias veces, que, en Norteamérica, México, Estados Unidos, Canadá tenemos la oportunidad de crear la potencia más grande de todo el mundo, ya lo tenemos, pero lo vamos a hacer hasta más, esta integración económica, esta integración entre nuestras gentes, aquí va a pasar en este continente”, dijo.

En la conferencia de prensa que se desarrolló en la nueva sede de la embajada de los Estados Unidos en México, estuvieron presentes la secretaria del Medio Ambiente de la Ciudad de México, Marina Robles García; el ministro consejero para Asuntos Administrativos de la Embajada de los Estados Unidos en México, Chris Hanson, y el director de proyecto de la Oficina del Departamento de Estado de Construcciones en el Extranjero, Matt Otto.