El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que ya está delineando con Rogelio Ramírez de la O, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el traspaso económico del fin de su administración que sucederá en 2 años.

En conferencia de prensa desde Palacio Nacional, el mandatario federal explicó que este plan es para no dejar prendida con “alfileres” la economía de México y que no se vaya a precipitar una crisis de fin de sexenio como ocurrió con Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo.

“Hace unos días, como estamos planeando con el secretario de Hacienda para no dejar prendidas de alfileres las cosas, que no vengan y quiten los alfileres, entrando entrando, que fue lo que sucedió con el cambio en el periodo de Salinas y Zedillo. Los zedillistas, ‘se nos cayó la economía porque nos la dejaron prendidas de alfileres y los salinistas dice si pero tú se los quitaste’”, comentó el jefe del Ejecutivo federal.

“Sostengo que hemos podido enfrentar situaciones complicadas en lo económico, lo que se produjo con la pandemia, lo último que se está padeciendo con la guerra en Ucrania, son fenómenos externos, no hemos tenido crisis internas y hay que tenerlo en cuenta, no es el ‘Efecto Tequila’”.

El tabasqueño afirmó que las condiciones comerciales que propone México, en el contexto de la guerra entre Ucrania y Rusia y las tensiones de Estados Unidos con China, han puesto al país en una condición inmejorable para la atracción de capitales, y su instalación en el territorio, el nearshoring.

“Ahora nuestra economía es sólida, nuestras finanzas son sólidas, nos ayudó el combate a la corrupción, que se terminaran los pactos fiscales y por eso aumentó la recaudación, fuimos uno de los países, que en pandemia, mantuvo la recaudación.

“Ahora nosotros tenemos finanzas públicas sanas y eso nos ayuda. Lo que más ha ayudado son dos cosas, esa disciplina ahora nos está dando frutos porque no creció la deuda, hasta ahora nosotros tenemos menos deuda contratada que la que contrató Calderón y Peña”, añadió.

El presidente de la República destacó que la estabilidad social en México, incluso con puntos focalizados de violencia, ha ayudado a que las empresas busquen instalarse en el país por su cercanía geográfica con Estados Unidos, además de contar con reservas de minerales estratégicos como el litio.

En su pasada visita, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, invitó a López Obrador para que México participe en el desarrollo de su programa de infraestructura para producir semiconductores o chips vinculados a la electromovilidad.

Con información de Forbes México