Francisco Garfias

El grupo parlamentario del PRI en el Senado, como tal, no reconoce ningún pacto con Morena para impulsar un nuevo dictamen, con cambios, para la permanencia de los militares en tareas de seguridad pública, después de 2024.

Admite, eso sí, acercamientos de sus senadores Manuel Añorve y Jorge Carlos Ramírez Marín con el morenista presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Eduardo Ramírez. “El grupo no avala la versión del pacto”, nos dicen en la oficina de comunicación social de la bancada del PRI en la Cámara alta. El senador Añorve reconoció, sin embargo, que se abrió la posibilidad de enriquecer el dictamen.

Uno de los temas en los que el tricolor no quita el dedo del renglón es el de un presupuesto fijo para policías estatales y municipales, en una cantidad similar a la que recibirá la Guardia Nacional en 2023: 34 mil 500 millones de pesos. Se ve difícil.

Le preguntamos al morenista Eduardo Ramírez sobre el estado de la negociación con el tricolor. “Estamos en la construcción de un acuerdo. Aún no hay nada. Vamos a esperar al martes”, respondió.

La postura del PRI sobre el particular será fijada oficialmente hasta el próximo lunes, en la reunión que sostendrá la bancada con el coordinador, Miguel Ángel Osorio Chong.

* La propuesta de paz para Ucrania del presidente López Obrador, presentada ayer en la ONU por el canciller Marcelo Ebrard, tendrá el mismo destino que su Plan Mundial de Solidaridad y Bienestar, que presentó en ese foro en 2021: el olvido.

¿Quién se acuerda de que propuso que el G20 hiciera donaciones del 0.2% del PIB y que las mil personas o corporaciones más acaudaladas del planeta contribuyan con el 4% de su fortuna ? Ni él.

El Plan de Paz trae vicios de origen. López Obrador no consultó previamente ni al papa Francisco, ni al primer ministro de la India, Narendra Modi, si querían formar parte de esa Comisión de Paz. Tampoco consultó al gobierno de Putin, ni al de Volodímir Zelenski, de Ucrania, que, por cierto, ya lo bateó, por considerar que su plan es “prorruso”.

Del tema hablamos con el diputado del MC, Salomón Chertorivski Woldenberg, quien viajó en julio pasado a Ucrania, invitado por diputados de aquel país.  Nos dijo: “Se nota su ausencia (de López Obrador) en los foros internacionales y en el diálogo bilateral con otros mandatarios. No trae el pulso de lo que se está viviendo”.

Preguntó: “¿Tiene algún filtro de que las partes lo ven como un posible mediador? ¿Conoce a fondo lo que las partes buscarían en una posible mediación? ¿Platicó con quienes está proponiendo como mediadores? Es un distractor más. Cuando estás discutiendo sobre la militarización del país, cuando estás discutiendo el problema de la seguridad en México ¿te vas a hablar de seguridad en otras partes del mundo?”.

Salomón, por cierto, nos dijo que la semana que entra, una delegación de diputados de Ucrania visitará por primera vez México. Están invitados al Palacio Legislativo de San Lázaro. “Les interesa transmitir lo que está ocurriendo en su país”.

* Vimos ayer muy enojada a la diputada trans, de Morena, María Clemente García Moreno. No acaba de digerir la petición que “hace como un mes” le hizo su empoderada compañera de bancada Aleida Alavez: que renuncie a su curul para que asuma su suplente Mizayra Nayelli Reyes Morales.

“Ella dice que es una instrucción, pero no quiso aclarar de quién. A menos de que sea de Claudia Sheinbaum, a quien yo no apoyo en sus aspiraciones. No creo que tenga interlocución en Palacio Nacional”, dijo.

—¿Por qué no denunció hace un mes?, cuestionamos.

—Porque me dio miedo. El poder da miedo, repuso.

María Clemente ya había amagado con renunciar a la bancada de Morena en abril de este año, justo después de que el diputado del PAN, Gabriel Quadri, la llamara “señor”.

Dijo, entonces, que sus compañeros de bancada no sólo la habían abandonado, sino que ejercían violencia de género en su contra. Ayer señaló: “He tenido diferencias con el grupo (de Morena), pero nunca he votado en contra. He promovido todas sus iniciativas. Es falso que yo traiciono a la 4T. Simplemente soy legisladora y hago valer mi derecho y mis opiniones”.

Cuando le preguntamos las razones por las cuales Alavez le pidió su renuncia, nos dijo: “Me habían dicho que ella está promoviendo que yo ya no quede en la Coordinación de Diversidad y Género, porque no soy su abyecta”, puntualizó.

Publicado en excelsior