José Jaime Slomianski Aguilar, quien fue titular de la Agencia de Gestión Urbana (AGU) durante la administración de Miguel Ángel Mancera Espinosa, acusó al exjefe de gobierno de la Ciudad de México de encabezar una red de espionaje para vigilar a adversarios políticos, reveló El Universal.

En su declaración que remitió a la fiscal general de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy Ramos, el extitular de la AGU detalló el “modus operandi” del centro de espionaje ubicado en la calle Manuel Márquez Sterling.

Según el documento, Mancera Espinosa participaba en el centro de espionaje aportando recursos económicos, e incluso esta le generaba ganancias al exjefe de gobierno, las cuales recibía por parte del exjefe de la Policía de Investigación (PDI), Raúl Peralta Alvarado.

Entre los oponentes políticos a quienes espiaban era el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo y Sergio Palacios Trejo, quien “tuvo problemas con Luis Serna Chávez”, exsecretario particular de Mancera.

“Esta casa de espionaje le estaba siendo de muchísima utilidad, ya que estaban interviniendo las comunicaciones de diversos políticos, entre ellos los candidatos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ya que estaba creciendo mucho y el doctor Mancera se iba a postular para candidato a la Presidencia de la República”, se lee en la declaración de Slomianski Aguilar.

El extitular de la Agencia de Gestión Urbana – quien está prófugo de la justicia, acusado de diversas irregularidades que provocaron un daño al erario por 29 millones de pesos –, aseguró que Mancera recibía “de manera particular” a sujetos con distintivos de la Policía Judicial, quienes, en ocasiones, descendían de una camioneta blanca cerrada.

“Una de estas personas eran los comandantes Raúl Peralta Alvarado, jefe de la policía de Investigación, y Gustavo Alberto Caballero Torres, director de la policía cibernética”, indica.

Slomianski Aguilar comentó que Luis Serna Chávez en 2018 le advirtió sobre la casa de espionaje, le recomendó tener cuidado con su celular y las conversaciones personales que tenía.

Según reporta El Universal, el exfuncionario de la administración de Mancera manifestó en su declaración tener “más datos que aportar” para la investigación.