Las y los senadores que integran los Grupos Parlamentarios en el Senado de la República, fijaron su postura respecto de los cambios al dictamen a la minuta por la que se amplía, hasta 2028, la permanencia de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública. 

Al fijar la posición de Morena, el senador Ricardo Monreal Ávila aseguró que esta propuesta es un triunfo histórico para el Congreso, pues tendrá facultades de control sobre las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad; “ahora tenemos una estrategia bien redactada y un órgano de control parlamentario”, celebró. 

Asimismo, rechazó las insinuaciones sobre presiones y amenazas para votar a favor de la reforma: “nos deslindamos totalmente de todo tipo de conductas que, por el protagonismo estéril y perverso, pretenden atribuirle a nuestro movimiento”. 

El coordinador de la bancada del PAN, Julen Rementería del Puerto, denunció el intento de militarización del país, ya que no se puso sobre la mesa una propuesta para mejorar la estrategia de seguridad. Si la gente tuviera más información, asentó, esta propuesta jamás se aceptaría. 

Por el PRI, la senadora Beatriz Paredes Rangel reconoció la labor y la lealtad de las Fuerzas Armadas en las tareas de seguridad, pero con carácter civil. Por ello, valoró que se revindicará el rol de Cámara revisora del Senado al abrirse al diálogo para robustecer el dictamen, y no legislar “al vapor”, como lo hizo la colegisladora. 

En tanto, el senador de Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda Hoeflich, dijo que esta adenda no atenderá el problema de fondo de la inseguridad y violencia, ya que no ayuda a corregir “el fracaso de la política de seguridad del gobierno”; y que, si esto se aprueba en estos términos, se estará profundizando la ruptura del poder civil militar y eso tendrá consecuencias para las Fuerzas Armadas. 

El senador Manuel Velasco Coello, del PVEM, dijo que la propuesta, además de darle respaldo jurídico a las Fuerzas Armadas, es un llamado a sumar esfuerzos y voluntades, en un tema importante para el futuro de nuestro país, la seguridad. Es una reforma constitucional que fortalece las acciones de seguridad pública que nos exige la población, por eso, expresó, debemos entender que sólo unidos podremos afrontar el reto y superarlo con éxito. 

La senadora del PT, Geovanna Bañuelos de la Torre, afirmó que las modificaciones al dictamen establecen que el Ejecutivo presentará un informe al Congreso con indicadores que permitan evaluar los resultados obtenidos en materia de seguridad, “lo que fortalecerá el desempeño y labor de la seguridad pública del país”. 

En tribuna, la senadora del PES, Sasil de León Villard, dijo que las modificaciones al dictamen permiten contar con el apoyo de las Fuerzas Armadas en el combate al crimen, así como garantizar la continuidad de los avances en materia de seguridad, porque “la transformación de México tiene como reto principal la pacificación y la reconciliación”.  

Del PRD, el senador Miguel Ángel Mancera Espinosa, manifestó que el documento se mejoró y tiene adiciones importantes, ya que se dota a las Fuerzas Armadas de un marco jurídico en su actuación para que no haya abusos, pues se establece que su actuación será fiscalizada, subordinada, complementaria, regulada y extraordinaria.  

El senador del Grupo Plural, Emilio Álvarez Icaza Longoria, señaló que el Gobierno reproduce un modelo de impunidad a militares que violan derechos humanos, además de que la opacidad y discrecionalidad con la que se desempeña la actual administración, generará “un extraordinario cáncer de corrupción en las Fuerzas Armadas y los va a llevar a una derrota estrepitosa en materia de transparencia y honestidad”.