Con insultos y descalificaciones, la senadora panista Lilly Téllez encendió los ánimos en la Cámara Alta al llamar a la bancada de Morena “perros, hienas, corruptos y traidores” por pretender aprobar una reforma constitucional que, según su dicho, militariza al país.

Entre gritos de desaprobación por parte del grupo mayoritario, la legisladora hizo oídos sordos para acusar que Morena va a votar “como perros por huesos y croquetas. Ustedes de Morena, van a votar como hienas a la espera de las sobras apestosas que les avienta el Presidente que pudre todo lo que toca”.

Durante la sesión vespertina en el Senado, en donde se debatía el dictamen para que las Fuerzas Armadas (FA) permanezcan en labores de seguridad pública, Lilly Téllez atacó la investidura presidencial recomendar a los morenistas a cuidar la salud y achaques del Presidente de la República “dándole sus medicinas, porque lo quiero vivo, para cuando la nación mexicana le demande haber creado un estado narco militar. ¡Viva México, no a la militarización!

Napoleón Gómez Urrutia, de Morena, exigió desde su escaño la palabra para cuestionar a la legisladora opositora; sin embargo, ella negó la petición y agredió verbalmente al líder sindical de los mineros.
“Sentadito y calladito”, pidió la senadora al legislador morenista a quien acusó de haberse beneficiado de los trabajadores mineros. “Sentado y callado Napoleón, después hablará usted. Sentado y callado y espere sus croquetas”.

Gómez Urrutia lamentó que el debate en el Senado haya bajado de nivel, devaluándolo y degradándolo para convertirlo en provocadores profesionales que insultan con vulgaridades y descalificativos sin ningún sostén.

En una segunda intervención de Lilly Téllez, la morenista Lucía Trasviña se le paró enfrente del pódium para reclamarle respeto y exigir que no llame a los senadores “hienas ni corruptos”; no obstante, la respuesta fue: “Tú eres una corrupta”. Acción que provocó que su compañera de bancada, Xitlali Hernández la conminara ignorar los insultos y regresar a su escaño.

Otra de las morenistas que respondió a los ataques de la legisladora blanquiazul, fue Rocío Abreu, quien Rocío Abreu manifestó que no acepta señalamientos de una persona que tiene una doble moral “y una cola que le pisen hablando de moralidad.

“Todos sabemos que es una mujer de ligereza, cada uno tiene derecho de acostarse con quien quiera, yo no tengo la culpa, pues se ha acostado con medio TV Azteca, pero al final de cuentas hay que tener la cola corta para tener la lengua larga”.