No comparto en lo absoluto y rechazo enfáticamente, la propuesta del alcalde de Badiraguato de crear un Museo del Narco, comentó el gobernador de Sinaloa, Rubén Rocha Moya en su twitter difundido esta tarde.

El gobernante, nacido en la comunidad de Batequitas, en la parte baja del municipio de Badiraguato, donde se crío en la extrema pobreza, comentó que el municipio se distingue históricamente por la vocación de trabajo, la lealtad y la bondad de su gente.

Esos valores característicos prevalecen sobre cualquier insidia que busque estigmatizar esa noble tierra, agregó el gobernador.

Rocha Moya nació en Batequitas, un poblado de apenas unas 60 viviendas con cerca de 200 habitantes. Se encuentra a 200 metros a nivel del Mar en la zona baja de Badiraguato.

De allí salió Rocha para estudiar primaria en Guamúchil y luego hacer carrera en el magisterio rural en Sonora hasta alcanzar grados de maestría y doctorado en Educación en la Universidad Autónoma de Sinaloa.

El municipio de Badiraguato está dividido en zona baja hacia la costa y en la región alteña, en la Sierra Madre Occidental, donde se ubica el llamado “Triángulo Dorado”, de tal manera que la parte baja del municipio es una población dedicada a la agricultura y al ganado. La parte alteña, por ser abrupta, con montañas, tiene minas y algunos habitantes se dedican a la siembra de mariguana.

Por ello, varios de los capos del narcotráfico que nacieron en la parte alteña se dedicaron a esas actividades ilícitas desde la década de los 50. A la fecha, esa actividad ha ido disminuyendo con la construcción de la carretera Badiraguato-Parral y los programas sociales de los gobiernos federal y estatal.

Por ello, el gobernador, quien después de la tercera ocasión en que buscó la gubernatura de Sinaloa, ahora se ha propuesto desterrar el estigma del narcotráfico que caracterizó a Badiraguato.

Al enterarse de la idea del alcalde José Paz Elenes, de crear un Museo del Narco, que generó muchas críticas en las redes sociales, Rocha expuso su rechazo absoluto.