Francisco Garfias

Una oposición dividida no ayuda a la defensa del INE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), amenazados en su autonomía por la regresiva reforma electoral del presidente López Obrador.

Lo decimos porque MC y PRI se enfrentaron ayer públicamente, luego de que el coordinador de la bancada naranja en San Lázaro, Jorge Álvarez Máynez, dijera a los reporteros que “el PRI ya pactó con el secretario de Gobernación” quitar “facultades sustantivas” a los órganos electorales. “Como en el caso del Quinto Transitorio, va a salir en los próximos días el PRI con la noticia de que tienen una propuesta de Reforma Electoral que va a lastimar al Instituto”, aseguró el diputado naranja.

Este reportero le ha dado seguimiento al tema. La información que tenemos va en sentido contrario. Fuentes muy cercanas a la dirigencia del tricolor nos aseguraron que Alito Moreno rechazó incluso la oferta de decidir sobre dos de los cuatro consejeros del INE que se van, a cambio del voto de su bancada. Nos aseguran que no hay manera que el PRI diga sí a la reforma de López Obrador.

El PRI acusó recibo y contraatacó de inmediato. Sus diputados hicieron público un comunicado en el que aseguran: “No tenemos ningún pacto con el gobierno federal o con Morena para aprobar la reforma electoral. Es condenable que los legisladores del MC mientan y lleven como bandera falsedades que sólo logran confundir a la ciudadanía.

“Es lamentable que MC siga con el doble discurso, sumando tres años de dividir el voto opositor para facilitar el triunfo de Morena. En muchas ocasiones se les ha invitado a ser parte de la alianza opositora, pero siempre se han negado porque en realidad responden a los intereses de Morena”, puntualiza.

Alito Moreno, presidente del tricolor, tampoco se quedó callado. Exigió a Movimiento Ciudadano “quitarse la máscara y mostrarse como el empleado de Morena que es”, en un comunicado por separado. El coordinador del Grupo Parlamentario del PRI, Rubén Moreira, también devolvió la “caricia” a los naranjas en Twitter: “Un gobernador matraquero, Un diputado malabarista. El norte de Nuevo León es el paraíso del narco. Jalisco en vías de convertirse en narcoestado. Mutis naranja ante la realidad. ¿Narcoalianza naranja? Buenos distractores del señor  diputado”.

Ambos partidos le siguen pavimentando el camino a Morena para el 2024.

*El que persevera alcanza. La diputada del PAN María Elena Pérez-Jaén, por fin logró que se diera cauce a su petición de que Leonel Cota Montaño, titular de Segalmex, comparezca ante la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación. El funcionario deberá aclarar el faltante de 5 mil 640 millones de pesos y 3 mil 396 millones de pesos que aparecen en las auditorías 283 DE y 327-DE de la Auditoría Superior de la Federación.

Desde el pasado 30 de septiembre, Pérez-Jaén propuso la comparecencia, pero los diputados de Morena, siempre dispuestos a ayudar a los suyos, se opusieron. Uno de ellos; Azael Santiago Chepi, acusó a María Elena de “sólo buscar los reflectores políticos y provocar una confrontación innecesaria”. La legisladora no se dio por vencida. El 17 de octubre envió un oficio al presidente de la Comisión de Vigilancia, Pablo Angulo, para proponer nuevamente que se pusiera a discusión y, en su caso, aprobación, la comparecencia de Cota. El trámite se formalizó ante la comisión en la reunión del 28 de octubre. María Elena alcanzó su propósito, a pesar de que diputados del PAN que integran la comisión no la respaldaron.

Pero hoy hasta los de Morena se sumaron. La primera fue la aguerrida Inés Parra. Le siguió Arturo Hernández Tapia y hasta el mencionado Santiago Chepi. El apoyo de la diputada del PRI Carolina Viggiano fue determinante para que Pablo Anglo, dedo chiquito de Alito, no tuviera más alternativa que darle cauce a la petición. En la próxima reunión se llegaría a un acuerdo para votar la propuesta y, en su caso, definir la fecha de la comparecencia.

*Alicia Bárcena, embajadora de México en Chile, es candidata a encabezar el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Es también exsecretaria ejecutiva de la Cepal. Sus detractores han lanzado una campaña en la que la acusan de ”rojilla” o de “comunista” para que no suba al cargo.

Su llegada al BID, con sede en Washington, depende de Estados Unidos. Cerca del 30 por ciento de sus recursos le llegan del Departamento del Tesoro. Son ellos, los estadunidenses, los que deciden quien encabeza ese banco, que es fuente de financiamiento para el desarrollo sostenible, social, económico e institucional en Latinoamérica y el Caribe. Por eso es urgente que la Secretaría de Hacienda, que encabeza Rogelio Ramírez de la O, ponga las pilas y haga contacto con el Tesoro de Estados Unidos. Sin ese empujón, la candidatura no es viable.

Publicado en excelsior