Por: Fernando Moctezuma Ojeda – @FerMoctezumaO

Desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que presentaría una propuesta de Reforma Electoral al Poder Legislativo, hace más de seis meses, la discusión sobre el tema se ha vuelto cada vez más enérgica y, para variar, polarizante.

En términos simples, la propuesta del Ejecutivo engloba 18 modificaciones a la Constitución y siete artículos transitorios, además de ser la segunda proposición en esta materia que presenta en la actual LXV Legislatura. 

Como ya sabemos, en esta ocasión lo que propone el presidente abarca desde la sustitución del Instituto Nacional Electoral (INE) por el denominado Instituto Nacional de Elecciones y Consultas (INEC); la eliminación de los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLEs), y la eliminación de legisladores plurinominales.

Además, esta iniciativa contempla la reducción de prerrogativas, que los Consejeros Electorales sean elegidos por voto popular y un ajuste al costo de los comicios.

No hay lugar a dudas de que, dicho de esta manera, la reforma suena muy atractiva, e incluso habrá quienes a este punto se cuestionen quién podría oponerse a una reforma que, visto así, fortalece la democracia y disminuye el costo de nuestros procesos comiciales; pero no olvidemos que, como dicen por ahí: ‘el diablo se esconde en los detalles’. 

En fin, que para hablar de una Reforma Electoral, debemos hablar de la historia política de México. No es coincidencia que la alternancia llegara a la vida pública del país precisamente después de la reforma de 1994, cuando finalmente se le da democracia a la democracia –del griego «demos», que significa “pueblo”, y «krátos» que se traduce como  “poder”, es decir: el poder del pueblo–.

Tampoco es casualidad que nuestro actual Instituto Nacional Electoral sea reconocido a nivel internacional como uno de los órganos más relevantes en su materia y de participación ciudadana. 

Por otro lado, si queremos hablar de costos, podemos comenzar, por ejemplo, con los 360 mil millones de pesos que, hasta ahora, nos ha costado la construcción de la obra en Dos Bocas, a la que no podemos llamar refinería; los 331 mil 996 millones que costó la cancelación del Aeropuerto Internacional en Texcoco; los 300 mil millones del Tren Maya, las pérdidas de Pemex, por 224 mil 163 millones; los 104 mil 531 millones de pesos dejados en Santa Lucía, o los 95 mil 114 millones que ha perdido la CFE.

Un total de 2,464 mil millones 754 pesos ($2,464,000,754.00) en pérdidas y obras improductivas, vs, los 14 mil 439 millones que, en promedio, nos cuesta el árbitro electoral anualmente.

Otra de las razones que esgrimen el presidente y sus afines es aquello de que “no se ‘repita’ un fraude electoral”, cuando luego de 16 años no se ha presentado una sola evidencia de dicho acto, y que en 2006 se recontaron los votos, gracias al válido clamor popular de aquel añejo “voto por voto, casilla por casilla”; a diferencia de la llamada ‘caída del sistema’, de 1988, cuando era Manuel Bartlett Díaz el que encabezaba la Secretaría de Gobernación, y esa opaca Comisión Federal Electoral (CFE, valga la ironía).

Así podríamos extender esta columna a 1990, con la creación del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, y el Instituto Federal Electoral; a 1986, con el Código Federal Electoral; a 1973, con la creación de la ya mencionada CFE; a la reforma de 1963, o a la promulgación de la Ley Federal Electoral, y la creación de la Comisión Federal de Vigilancia Electoral, de 1946, cuando Manuel Ávila Camacho quiso amansar las aguas de un pueblo enardecido. 

Según Ignacio Mier, presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados y dirigente de la bancada de Morena en la misma, escucharán todas las propuestas de los distintos Grupos Parlamentarios; por lo que las comisiones unidas de Reforma Política-Electoral, de Puntos Constitucionales, y de Gobernación y Población, ya iniciaron los trabajos sobre el diseño y puesta en marcha de la ruta legislativa para el análisis de iniciativas en dicha materia.

El diputado Rubén Moreira, coordinador del grupo parlamentario del PRI, consideró importante desahogar todas las iniciativas y mencionó que no anticipan el voto a favor de ninguna reforma; mientras que Jorge Romero Herrera, coordinador del PAN, se congratuló por la convocatoria, pero aclaró que no dictaminarán una iniciativa dada por otro poder.

Luis Espinosa Cházaro, coordinador del PRD, aseguró que el andamiaje institucional es sólido, aunque reconoció que requiere mejoras en las leyes secundarias, mientras que el diputado Salvador Caro Cabrera, de Movimiento Ciudadano, consideró que se impulsa un proyecto para-democrático que va a desvirtuar el sistema; pues recordó que es un proyecto descalificado por la Comisión de Venecia, –órgano consultivo del Consejo de Europa, formado por expertos independientes en el campo del derecho constitucional; creado en 1990 tras la caída del muro de Berlín–, y dejó en claro que su partido “no participará en esta farsa”.

Aquello de que “Yo defiendo al INE” está muy bien, pero debemos sustentar su defensa en argumentos sólidos e irrefutables. Como ya le he comentado, querido lector, no se trata de estar en contra por estar en contra, sino que debemos argumentar, siempre, con bases fuertes.

Sin lugar a dudas tendremos material para conversar en este sentido a lo largo de las semanas por venir, y lo podremos comentar en este y todos los espacios en donde tengamos la ocasión de coincidir.

NOTA: Para la elaboración de esta columna, y como parte de mi investigación, vi el Documental “Historia de los Procesos Electorales en México”, de 2018. Coproducido por el INE y Clio, disponible en YouTube, y que recomiendo ampliamente.

Dijo Alfred Smith que “todos los males de la democracia pueden curarse con más democracia”. Yo: #SóloDigoLoQueVeo.

JUEGO DE CARTAS:

MONREAL: Coincidencia, o no, luego de que Miguel Ángel Mancera abriera la puerta a Ricardo Monreal para ser el abanderado del bloque opositor para 2024, esta semana le pregunté al senador Dante Delgado, coordinador de Movimiento Ciudadano en la Cámara Alta, si tendrían un lugar en su mesa para el zacatecano, a lo que –de manera burlona– respondió que, al interior de MC “nosotros no tenemos mesas, tenemos comisiones de trabajo”; sin embargo, este sábado, Delgado fue acompañado en Quintana Roo por Manuel del Río Virgen, brazo derecho y hombre de todas las confianzas de Ricardo Monreal Ávila, en el marco de la primera Convención Estatal de aquella entidad. Ahí lo dejo, nada más. //COMPARECENCIAS: Si todo sale bien, el próximo martes (8/11/22), el titular de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett comparecerá en la Cámara de Diputados; entre tanto, el Senado de la República ya aprobó llamar a la titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Rosario Piedra. Repito: si todo sale bien. //INE vs CNDH: Precisamente, hablando de manzanas, el conejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, interpondrá una acción de inconstitucionalidad contra la CNDH ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y subrayó que es “inaceptable” que se viole la Constitución interviniendo en un asunto que no es de su competencia, por lo que sostuvo que “en los próximos días se estará presentando una controversia constitucional, “porque en el INE somos guardianes de la democracia, pero también somos responsables del mantenimiento del orden constitucional que hoy ha sido vulnerado por una institución que se olvida de su vocación de autonomía”. //VACACIONES DIGNAS: El pleno del Senado de la República aprobó la Reforma a la Ley Federal del Trabajo en materia de vacaciones, con lo que, si la Cámara de Diputados lo aprueba, las y los trabajadores de México podrán gozar de, cuando menos 12 días de descanso remunerado, luego del primer año de trabajo, a partir del próximo primero de enero. Lo que hay que destacar, en honor a la verdad, es que dicha iniciativa fue presentada por las senadoras Sasil de León, del PES; Geovanna del Carmen, del PT; Patricia Mercado, de MC; Bertha Caraveo, y Ricardo Velázquez, de Morena, de forma conjunta y aprobada por unanimidad con 89 votos. Por lo tanto, que ningún político venga a querer llevarse el mérito. //REVISTA CÁMARA: La semana pasada fui invitado a colaborar con un artículo de opinión mensual en la Revista de la Cámara de Diputados, y este 3 de noviembre me estrené con “La triste decadencia política”. Me encantará conocer sus comentarios.

P.D: A veces es buena idea volver a comenzar.

CONTACTO:

hola@fermoctezuma.news / Telegram / Twitter / Instagram / TikTok