El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró este jueves que se lleva muy bien con el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, y con el actual mandatario Joe Biden, y celebró que en las actuales elecciones intermedias de aquel país se mantuvieran los equilibrios entre el partido republicano y el demócrata.

Cuestionado sobre las presuntas aspiraciones de Donald Trump para contender nuevamente por la presidencia de Estados Unidos, López Obrador respondió: “nos llevamos muy bien con el presidente Trump porque fue respetuosos con nosotros, y muy bien con el presidente Biden porque además de respetuoso es una buena persona. Le tenemos afecto”.

Sobre las elecciones intermedias de Estados Unidos dijo que “había que estar pendientes, porque si era una victoria aplastante del Partido Republicano podría reflejarse en lo económico, en lo financiero y sí podía tener una repercusión en México. Afortunadamente y celebro que haya equilibrios y no tenemos nosotros ningún problema, con los dos partidos hay buenas relaciones”.

“Se empezaron a dar a conocer los resultados electorales, es interesante porque se pronosticaba que los republicanos iban a avanzar más. Sí avanzaron, ganaron mayoría en Cámara de Representantes, pero en el caso del Senado queda igual que como estaba”, añadió López Obrador.

López Obrador recordó que en las elecciones de EU en 2016, cuando se enfrentó Hillary Clinton contra Donald Trump, el entonces gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, declaró públicamente que no querían el triunfo del entonces aspirante republicano.

“Aquí tomaron partido, se ponían camisetas en la Cámara de Diputados a favor de la señora Clinton, pero lo peor es que el gobernador del Banco de México declara 5 días antes de la elección, que si ganaba Trump iba a haber un huracán categoría 5 (en términos financieros). “(En ese entonces) era yo opositor. Salí a las 7 de la noche a decir no va a pasar nada porque había la preocupación de que se generara una crisis transitoria en lo financiero y no pasó nada”, comentó el presidente en su conferencia de prensa de este jueves.

Republicanos se acercan a la mayoría en la Cámara de Representantes, con el Senado por decidir

Los republicanos estaban cada vez más cerca de lograr una mayoría en la Cámara de Representantes de Estados Unidos a primera hora del jueves, mientras que el control del Senado estaba en el aire, dos días después de que los demócratas evitaran una “ola roja” republicana en las elecciones de mitad de mandato.

Los republicanos habían conseguido al menos 210 escaños en la Cámara de Representantes, según las proyecciones de Edison Research, ocho menos de los 218 necesarios para arrebatar la Cámara a los demócratas y frenar de forma efectiva la agenda legislativa del presidente Joe Biden.

Aunque los republicanos siguen siendo favoritos, hay 33 contiendas en la Cámara de Representantes que aún no se han decidido —incluyendo 21 de las 53 carreras más reñidas, según un análisis de Reuters de los principales pronósticos no partidistas—, lo que probablemente asegura que el resultado final no se determinará durante algún tiempo.

Fuente: Reuters