Sofía y Esmeralda, dos hermanas de 16 y 23 años, serían parte de los cientos de fans que la noche del 10 de noviembre estarían en el concierto de Zoé en el Palacio de los Deportes, pero cuando se dirigían al recinto cayeron a una coladera abierta en la que murieron ahogadas.

La trágica noticia llegó hasta el líder de la banda, León Larregui, quien aseguró que moría de tristeza desde anoche luego de enterarse de la tragedia que había ocurrido a unos metros de donde daban su concierto en su regreso al Palacio de los Deportes.

«Mi más profundo y sentido pésame a las familias de Sofía y Esmeralda”, escribió el cantante de la banda, quien aseguró que esta noche ambas jóvenes serán honradas en el segundo de los tres conciertos que ofrecerá en dicho recinto.

Además exigió a las autoridades implementar acciones para evitar este tipo “de irreparables desgracias”. 

Las jóvenes cayeron a una coladera de aguas negras destapada la noche de ayer, ubicada a un costado del puente peatonal del Viaducto Río de la Piedad y Añil que conecta a la entrada del Metro Velódromo.

De acuerdo con los primeros reportes, Sofía cayó primero a la coladera, por lo que su hermana Esmeralda al tratar de ayudarla también quedó atrapada y ambas murieron al interior.

Las jóvenes se dirigían al concierto de Zoé cuando ocurrió el accidente. Según comerciantes de la zona, esa coladera abierta tiene por lo menos un año.

La madre de las dos jóvenes llegó al lugar y entre lágrimas pidió a los policías que la dejaran pasar para ver a sus hijas. “De haber sabido que morirían no les hubiera comprado nada”, dijo.

Fuente: excelsior