El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que su “plan b” en materia electoral no es suficiente para eliminar la figura de los diputados plurinominales ni cambiar la elección de los consejeros y magistrados electorales.

Sin una reforma constitucional, explicó, ese cambio no aplicaría, pues no sería válido establecerlo solo en las leyes secundarias.

Por ello, afirmó, analiza cómo aplicar las modificaciones que plantea su iniciativa de reforma electoral sin violar la Constitución mexicana.

«Ahí está en la Constitución el que deben de ser 500 diputados, 300 de mayoría y 200 plurinominales, entonces estoy viendo», expuso.

Lo que sí se puede modificar en leyes secundarias, aseguró, es reducir el presupuesto del Instituto Nacional Electoral (INE), porque no se requieren 20,000 millones de pesos para organizar comicios, señaló, y establecer criterios para evitar la compra de votos.

“El creador aprieta, pero no ahorca. Entonces, ando viendo, sin violar la Constitución. Ya les dije qué cosas no se pueden, pero sí hay posibilidades de reformar la ley electoral, la secundaria, para avanzar en la democracia. Y llamo a todos los mexicanos a defender la democracia y la iniciativa de reforma electoral, para que quede constancia de que están actuando de manera antidemocrática si se rechaza la reforma Constitucional, porque no hay argumentos para decir que se trata de que el gobierno controle las elecciones, todas esas mentiras, que se trata de reelegirme”, reiteró.

López Obrador explicó que para reformar la Constitución no se requiere mayoría simple, sino dos terceras partes de los legisladores.

“No es la mitad más uno. No es 250, que es la mitad de 500, más uno. No, eso es para las reformas a las leyes. La reforma a la Constitución demanda dos terceras partes”, detalló.

Reconoció que su gobierno no cuenta con esa cantidad de aliados en el Congreso y consideró que por eso es necesario que la población vote por un presidente y los legisladores afines a él.

“¿Cuál es la enseñanza de todo esto? Que cuando se vaya a votar por el presidente, se vote también por los legisladores, si se quiere tener a un presidente que transforme, que defienda al pueblo. Porque yo tuve la suerte de que votaron por mí y también votaron por legisladores de nuestro movimiento, pero solo la mitad más uno. Se requiere más”, subrayó.

Ante las afirmaciones de legisladores de oposición de que no aprobarán la reforma constitucional en materia electoral, López Obrador presentó este martes un «plan b» para implementar esas modificaciones a través de leyes secundarias. Sin embargo, expertos explicaron que esa decisión puede ser violatoria de la Constitución mexicana.

Fuente: expansión política