Por José Antonio Chávez

Ricardo Monreal correrá el riesgo de participar en la Marcha que anunció el Presidente Andrés Manuel López Obrador en favor de la reforma Electoral.

Sabe que el escenario en la Ciudad de México es complicado porque hay grupos acorde a la corcholata consentida que buscarán abuchearlo o incluso hasta insultarlo. Están en su terreno y lo saben.

Monreal señaló que la liga está muy tensa, pero que él acudirá a la marcha que convocó el Presidente para el 27 de noviembre.

Para nadie es secreto que Claudia Sheinbaum le acusa a Monreal como el responsable que se haya perdido 9 de las 16 alcaldías en esta ciudad que gobierna. No se lo perdonan y por ello su presencia se puede convertir en pólvora pura.

Obviamente Sheinbaum parece que no supera ese severo golpe político que hoy la pone en la antesala de perder Morena la gran Ciudad de México en el 2024, tomando en cuenta los números adversos de las alcaldías.

Fue la gran alianza que conformaron el PAN de Marko Cortés, con el PRI de Alejandro Moreno “Alito”, y el PRD de Jesús Zambrano, una estrategia que se repetirá, sin dudas para el 2024.

El pleito contra Monreal es precisamente para buscar minarlo de la candidatura presidencial de Morena, no lo quieren dejar pasar. Es un pleito a navaja limpia que terminará dejando heridos en la recta de definiciones para suceder a López Obrador.

El sábado Monreal presentará, en esta ciudad capital su mensaje de reconciliación nacional, un evento que buscará mostrar músculo político y de contenido, vaya un discurso conciliador que hoy necesita el país con carácter urgente.

En Palacio Nacional se prendieron focos rojos porque saben que es bola cantada que Monreal abandonara el partido. Obviamente no porque él quiera, es por la guerra sucia que le han desatado para fabricarle adversidad con el propio Presidente.

Su inminente salida es preocupante para el que manda en palacio nacional porque Monreal, d acuerdo con los datos se puede llevar entre 15 a 20 senadores de su partido inconformes también con las imposiciones que les dejaron fuera de candidaturas en sus entidades.

Esos número arrinconarán al Presidente porque de antemano le costará su salida perder la mayoría en el Senado de la república. En automático, cerrará el ciclo para cualquier reforma presidencial o de la bancada de Morena que quieran empujar.

El 15 de diciembre terminará el periodo de sesiones y no pierda de vista que si en la marcha lastiman a Monreal, estará con un pie fuera de los morenos para convertir la Cámara Alta con una nueva mayoría. Entonces adiós mayoría de Morena y bienvenida mayoría opositora.

Monreal suena entre la terna que podría presentar la oposición del PAN, PRI, PRD y hasta Movimiento Ciudadano de Dante Delgado.

El gran problema de esa alianza es el mismo PAN de Marko Cortés que está en la soberbia desbordada y cerrazón para lograr acuerdos en ceder la presidencial. Ellos pelearan el decidir la candidatura, ya sea para un panista o un externo, pero de ellos.

Esa cerrazón es la que puede frenar las aspiraciones de una gran alianza y si no hay humildad para aceptar al mejor posicionado, difícilmente podrán llegar a acuerdos y en consecuencia se pondría en riesgo que puedan recuperar la Presidencia en manos de López Obrador.

ES TIEMPO DE DETENER SUSPICACIAS, SI HAY ALIANZA

El coordinador de los diputados del PRD, Luis Espinoza Cházaro ayer alzó la voz para ofrecer que la alianza va por buen camino y que es momento de detener las suspicacias de detener ya señalamientos y ponernos a trabajar en los estados de México y Coahuila y de cara al 2024, para que eso sea lo que vea la gente: unidad y propuesta.

Jorge Romero del PAN, señaló que es elemental que la chamba del gobierno es reventar esta coalición, y la nuestra es mantenerla y que cada quien a su chamba. Y para que no quede dudas de esta alianza consolidada es que la coalición Va por México va a votar en contra de la reforma Electoral.

VA AMLO POR MILLÓN Y MEDIO EN LA MARCHA

Ayer le comenté que el Presidente López Obrador giro instrucciones a los 23 gobernadores de Morena echar toda la carne al asador para mostrar musculo en la ciudad Capital con la contra marcha a favor de la reforma Electoral.

Bueno, ayer confirmó que efectivamente van a realizar la marcha para mostrar musculo y le puedo adelantar que además de llenar el Zócalo, habrá largas filas o columnas que pueden llegar hasta el Angel de la Independencia por toda avenida Reforma. Quiere algo atascado, desbordado, que se muestre su poderío.

Dicen los que saben que el Presidente está tan molestó por la manifestación del domingo que quiere, ahora, hacer pedazos a la oposición y demostrar que su poder de convocatoria es muy pero muy superior.

La idea es que el lunes amanezca en su conferencia mañanera con toda la carnita para desbaratar a los opositores. Gritarles que si contaron bien o se vuela a repetir para que no queda dudas, es sin duda el sarcasmo que les atizará. O de plano el tengan para que aprendan.

Jachavez77@yahoo.com