Como parte de las acciones de recuperación de la memoria histórica en la Ciudad de México, el Gobierno capitalino, a través de la Secretaría de Obras y Servicios (SOBSE), rehabilitó 37 bancas históricas de cantera con una inversión de 8.5 millones de pesos sobre Paseo de la Reforma, en el tramo de Lieja a Insurgentes.

La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, resaltó que así como se ha rehabilitado Paseo de la Reforma, se han intervenido avenidas como Insurgentes, de norte a sur; la Avenida Chapultepec; la México-Tenochtitlan; y Balderas, además de que se han construido 700 kilómetros de Senderos Seguros.

“El principal programa que tenemos el próximo año, además de terminar las obras que estamos desarrollando este año, que ya lo vamos a presentar en el momento que se presente el presupuesto, una parte muy importante es para Senderos Camina Libre, Camina Segura y para repavimentación”, adelantó.

El secretario de Obras y Servicios, Jesús Antonio Esteva Medina, detalló que en la intervención de las bancas –13 grandes de seis copones de 22 metros lineales y 24 chicas de cuatro copones de 8.21 metros lineales–, se utilizó la misma cantera con la que se elaboraron: de Huixquilucan en asientos, y en los respaldos y copones de Los Remedios.

“Aquí se ve los trabajos desde las limpiezas detalladas con diferentes materiales, hasta la reparación y la restitución de 197 elementos, que estos fueron más de 8.60 metros cúbicos que equivalen casi a 20 toneladas de cantera lo que se reemplazó”, detalló.

Esteva Medina expuso que en los trabajos, que se realizaron de junio a octubre de 2022 y de acuerdo a lo establecido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), intervinieron 46 restauradores: 25 hombres y 21 mujeres, entre ellos, maestros canteros, quienes hicieron trabajos artesanales de labrado y colocación de piezas nuevas.

“Encontramos desde grafitis y propaganda, hasta presencia de alimentos, de grasa, que eso también le hace mucho daño a este tipo de piedra; y faltantes de piezas y elementos que componen ya por el intemperismo y también por el mal uso que en ocasiones se hace, en especial las de la glorieta de la columna de la Independencia, cuando se dan los festejos se suben encima de ellas, las sueltan, estaban muy flojas y eso genera parte de los daños que tenían”, explicó.

El titular de SOBSE especificó que las bancas, que tienen una antigüedad de más de 140 años, todavía es posible apreciar algunas piezas con faltantes, pero fue el INAH fue quien determinó el criterio de conservación de qué piezas se podían intervenir.

“De acuerdo a la vida que ven en la propia pieza, determinan que sigue siendo importante el registro histórico de estas bancas, lo que nos transmiten, de que son bancas antiguas, que son bancas que han tenido todo un uso y había piezas que nos pedían que no sustituyéramos a pesar de que se veían desgastadas o que tenían algún despostillamiento”, explicó.

Esteva Medina recordó que la SOBSE rehabilitó desde 2019, 72 esculturas y sus pedestales, así como 62 copones y sus basamentos, e intervino el Ángel de la Independencia.

Cabe señalar que cada una de las bancas de cantera, que fueron construidas en 1878, tuvo limpieza con cepillos de cerdas naturales y brochas de pelo suave, con una mezcla de jabón neutro y ácido acético por medio de cepillado, y enjuague con agua a presión controlada.

Para la eliminación de grafitis se aplicó un producto químico, conforme a las indicaciones de uso en zonas específicas para la eliminación total de residuos de pintura. Además, para la reintegración de color se aplicaron, por medio de pinceles, pátinas a base de agua de cal, así como pigmentos minerales, que fueron mezclados hasta igualar los tonos originales.