La Selección Mexicana tuvo un debut en el Mundial de Qatar con empate sin goles, ante su similar de Polonia, para finalizar la actividad del Grupo C en la primera fecha de la fase de grupos.

A pesar de haber sostenido un mayor dominio con el balón el conjunto mexicano no logró traducir tal superioridad y estilo de juego, con jugadas claras de gol en un partido donde predominó más la intensidad, que la claridad colectiva.

Los dirigidos por Gerardo Martino apostaron a un partido con mayor tenencia del balón, pero encontraron a un conjunto polaco muy bien distribuido en faceta defensiva, que nunca comprometió su posicionamiento táctico, ante la postura Tricolor con constantes líneas adelantadas.

Al partido ciertamente le faltaron jugadas colectivas de emoción en ambas áreas, aunque fue México el que mayores aproximaciones tuvo, principalmente con Alexis Vega e Hirving Lozano.

Unos de los momentos con mayor dramatismo, se presentó durante la segunda parte al minuto 56, cuando ante una falta cometida por Héctor Moreno a Robert Lewandowski, se designó un penal a favor de Polonia, que no fue concretado por una estupenda reacción de Guillermo Ochoa en el arco mexicano.

México nunca logró desarrollar un juego más variado en ataque y Polonia siempre apostó a un estilo reactivo, sin establecer su dominio alrededor de Lewandowski, como su jugador más importante.

La Selección Mexicana tendrá su segundo juego el próximo sábado ante el conjunto de Argentina, mientras que Polonia enfrentará a Arabia Saudita, quien finaliza la primera jornada como líder de grupo, con tres puntos, por encima de México y Polonia con una unidad respectivamente.

Fuente: AFP