Francisco Garfias

México ha sido gobernado sólo por varones desde su independencia en 1821. Son más de dos siglos. En el 2024 se puede terminar ese larguísimo patriarcado. Las condiciones están dadas. La paridad de género ha avanzado en este país de machos. Hay cuatro mujeres que han manifestado sus aspiraciones presidenciales para el 2024.

La favorita en las encuestas –y del gran elector—es la morenista Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la CDMX. Las senadoras Lilly Téllez, PAN, y Beatriz Paredes y Claudia Ruiz Massieu, del PRI, aspiran también al máximo cargo de representación nacional. Por su trayectoria, no hay duda que la mejor calificada es Beatriz Paredes. Socióloga egresada de la UNAM, de 69 años, ha recorrido todas las posiciones políticas de importancia, excepto la Presidencia de la República.

Ha sido gobernadora de Tlaxcala, presidenta del Senado y de la Cámara de Diputados, jefa nacional del PRI; líder de la CNC; secretaria de la Reforma Agraria, subsecretaría de Gobernación en tres ocasiones… Pero la tlaxcalteca ha comenzado su carrera hacia Palacio Nacional en condiciones muy difíciles. Quiere ser candidata de una amplia alianza opositora. Su condición de priista la pone en desventaja. El otrora partidazo tiene hoy menos peso que el PAN, el partido más fuerte de la coalición opositora. Luego le tiene que ganar al abanderado(a) del mayoritario partido oficial. Pero, aunque no sea ella la candidata, Beatriz revira convencida: “Es hora de que una mujer tenga la oportunidad de gobernar a México”.

–¿Por qué? –Preguntamos.

–Porque las mujeres están en todas las actividades como protagonistas. Porque las mujeres en este país son pilar de las familias. Hay muchas mujeres jefas de familia que sacan adelante a sus hijos, porque hay una irrupción de las nuevas generaciones de mujeres en las universidades y lo están haciendo bien. –Responde.

*La senadora Paredes no duda en su respuesta cuando le preguntamos qué es lo que más le preocupa de lo que ocurre hoy en México: la inseguridad. “No se puede soslayar el problema de la inseguridad. No se puede jugar con ello”, advierte.

Y abunda: “¿Qué cambiaría si llegara a la Presidencia de la República? Prácticamente todo, habría una visión integral de la política de seguridad pública descentralizada, con una presencia muy importante del nivel estatal. Pero también una categorización de los municipios en función de su tamaño, para que sus responsabilidades se relacionan con su densidad. Un proceso de profesionalización de las policías civiles, una adecuada estrategia de remuneración y de prestaciones para que sea importante para los sujetos ser policías, que sea motivo de prestigio”.

*La principal preocupación de la senadora está más que justificada. El sexenio de Andrés Manuel López Obrador se perfila más sangriento que los de Enrique Peña o Felipe Calderón. La agencia Tresearch, líder en investigación de asuntos públicos, estima que, para el final de este sexenio, la cifra de homicidios dolosos podría alcanzar los 211 mil 76.

Otra organización, Causa en Común, presentó su Galería del Horror, en la que hace un recuento de las atrocidades y eventos de alto impacto, registrados a partir de la revisión de las notas periodísticas en el periodo enero-octubre del 2022:

Éstos son los resultados: tortura, 1512 casos; mutilación, descuartizamiento y destrucción de cadáveres, 710; asesinatos de mujeres con crueldad extrema, 662; masacres, 433; actos violentos contra la autoridad, 318; asesinato de niños y adolescentes, 308. Fosas clandestinas, 241; asesinatos de funcionarios y actores de relevancia en materia de seguridad, 221; calcinamiento, 212; violación agravada, 199; intento de linchamiento, 179; asesinato de actores políticos 56; esclavitud y trata, 47. Violencia contra migrantes, 45; asesinatos de personas vulnerables, 25; jornadas de violencia en entidades, 22; terrorismo, 22; asesinato de periodistas, 16; asesinato de defensores de los derechos humanos, 15.

*En el extranjero le dan seguimiento a los vaivenes de la Reforma Electoral de López Obrador. El Grupo Eurasia, especializado en detectar riesgos políticos para inversionistas alrededor del mundo, escribió en su reporte de ayer: “Morena presentará esta semana la propuesta de reforma electoral constitucional de López Obrador. El Presidente busca reemplazar el INE con una alternativa mucho más débil”. El reporte, firmado por Daniel Kerner y Matías Gómez.

Léautaud, añade: “Es poco probable que Morena obtenga los votos necesarios para aprobar esta reforma en el Congreso. Como tal, están considerando impulsar cambios importantes en la legislación ordinaria, sin cambiar la Constitución. El objetivo será crear un contexto legal confuso, debilitando el poder del INE. Además, López Obrador continuará reduciendo el financiamiento del INE y probablemente tratará de nombrar consejeros leales, cuando algunos miembros terminen su mandato el año próximo”.

Publicado en excelsior