Las autoridades sanitarias de China notificaron este jueves el peor dato diario de contagios de covid-19 desde que estalló la pandemia, pese a que el gobierno mantiene una estricta política de restricciones sociales para tratar de contener los brotes a medida que los va detectando.

En concreto, el Ministerio de Sanidad informó de 29 mil 754 nuevos casos positivos, por encima de los 28 mil 973 detectados a mediados de abril, en pleno confinamiento de la megaurbe de Shanghái. Las cifras se han disparado de nuevo en las últimas semanas, según medios oficiales.

Las autoridades optan ahora por medidas un poco más dirigidas y no tan indiscriminadas, después de que aislamientos como los de Shanghái —de dos meses— derivasen en conatos de protesta. Sin embargo, esto no ha evitado que se produzcan escenas de tensión como las registradas en los últimos días en Foxxconn, la principal planta de fabricación de iPhones de la compañía Apple, en Zhengzhou.

En Beijing, las restricciones afectan a varios barrios, mientras que las autoridades han optado por reducir la movilidad social cerrando escuelas, parques o museos, entre otros lugares públicos. El pasado día 11, el Ministerio de Sanidad actualizó también los protocolos en caso de contagio, con una reducción del periodo de cuarentena para los contactos de pacientes contagiados y una menor presión en materia de pruebas.

El impacto económico de la política «cero covid» en China

Las infecciones locales de covid-19 del miércoles rompieron un récord establecido el 13 de abril, cuando el centro comercial de Shanghái se vio paralizado por un cierre total de la ciudad de sus 25 millones de residentes que duraría dos meses. Esta vez, sin embargo, los grandes brotes son numerosos y extensos, con los más grandes en la ciudad sureña de Guangzhou y el suroeste de Chongqing, aunque se informan diariamente cientos de nuevas infecciones en ciudades como Chengdu, Jinan, Lanzhou y Xian.

El holding japonés de inversiones Nomura estima que más de una quinta parte del PIB de China está bloqueada, una proporción mayor que la economía británica.

«Se podrían evitar los cierres totales al estilo de Shanghái, pero podrían ser reemplazados por cierres parciales más frecuentes en un número creciente de ciudades debido al aumento del número de casos de covid-19», escribieron sus analistas.

Si bien los recuentos oficiales de casos son bajos según los estándares mundiales, China intenta acabar con cada cadena de infección, un desafío más difícil ya que China enfrenta su primer invierno luchando contra la variante omicron altamente contagiosa. China recientemente comenzó a aflojar algunas normas sobre pruebas masivas y cuarentena a viajeros, ya que busca evitar medidas generales como los cierres de ciudades.

En cambio, las ciudades han estado utilizando bloqueos más localizados y, a menudo, sin previo aviso. Muchas personas en Beijing dijeron que recientemente recibieron avisos sobre cierres de tres días de sus complejos de viviendas. La ciudad de Harbin, en el extremo nororiental, anunció el cierre de algunas áreas el jueves.

Muchas ciudades han vuelto a las pruebas masivas, que China esperaba reducir a medida que aumentan los costos. Otros, incluidos Beijing, Shanghái y la ciudad turística de la isla de Hainan, Sanya, tienen movimientos limitados de recién llegados. Una desaceleración más pronunciada de lo esperado en China, que está perjudicando la demanda interna en particular, repercutiría en países como Japón, Corea del Sur y Australia, que exportan productos y materias primas por valor de cientos de miles de millones de dólares a la segunda economía más grande del mundo.

Publicado en excelsior