El gobierno federal atiende “de manera especial” el caso de Israel Vallarta, detenido hace 16 años y víctima de tortura, en el emblemático caso de la francesa Florence Cassez.

En la mañanera de este viernes, el presidente Andrés Manuel López Obrador resaltó que en este caso “hay muchas resistencias al interior, todavía, del Poder Judicial y de todo lo que tiene que ver con el aparato de justicia, pero vamos a seguir”.

Indicó que se estuvo pendiente de la audiencia donde se resolvió la libertad o no de Vallarta, y ésta no se concretó. “Ni el juez ni la fiscalía y vamos a seguir nosotros insistiendo”.

Encaminado no sólo a este caso, sino en la liberación de cientos de personas que fueron víctimas de torturas, encarcelados injustamente o sin sentencia, se revisará la ley de amnistía.

Esto “con el propposito de que se pueda resolver, sin tanta tardanza. No debe estar de por medio un documental (para la liberación de una persona) y no está de por medio ningún documental. Nosotros estamos haciendo esto desde el principio, lo que pasa es que lleva tiempo, se ha avanzando, se va a informar cuántos se han liberado, muchos, mujeres, hombres, indígenas, ancianos, enfermos, gente que fue torturada, sin sentencia”.

En ese punto, el mandatario presentó las cifras recientes de liberaciones, la cual se julio de este año a finales de noviembre pasado es de 3 mil 648 personas.

Además, el presidente celebró la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para conceder, por unanimidad, un amparo liso y llano a Gonzalo García, Juan Luis López y Héctor Muñoz, protagonistas del documental Duda razonable. “Fue un hecho de justicia importante”.

Fuente: La Jornada