La extradición de Ovidio Guzmán a Estados Unidos no será fast track, “no es a ver ahí te lo enviamos”, aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien advirtió que Estados Unidos tiene que presentar la pruebas “y ya los jueces en México deciden”.

El mandatario expuso que “no es nada más la solicitud, sino es probar el tipo de delito por el que se le está pidiendo que se le extradite. Y es un proceso” y señaló que esos procedimientos casi inmediatos se daban en la época de Ernesto Zedillo, “en otros tiempos, aquí hay un auténtico, un verdadero estado de derecho que se tiene que respetar, independientemente de los delitos” que cometió.

El canciller Marcelo Ebrard puntualizó que la extradición no es una decisión política que se tomará no solo desde la Secretaría de Relaciones Exteriores, sino del juez de la causa, especificó el canciller.

«Cuando se detuvo se pone a disposición del juez y la ley de extradición marca una serie de plazos para que se presenten los elementos de prueba, estimamos que eso va a ocurrir entre cuatro y seis semanas a partid de ahora, por parte de Estados Unidos que presentó la solicitud de extradición”, aseguró.

El funcionario expuso que la determinación está en “la cancillería por cuanto a que sea apegado a las disposiciones legales vigentes y el juez de la causa que tiene un gran y muy importante rol en esto.  No es una decisión política, así se diseñó desde el inicio en la ley de extradición”.

La secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, informó que en el caso de procedimiento de extradición “se estarán ventilando los delitos que imputan las autoridades estadunidenses que versan fundamentalmente sobre conspiración para introducción de drogas a ese país”.

En México también se tienen elementos para llevarlo ante los tribunales por delitos contra la salud y delitos relacionados con armas de fuego, inicialmente.

«Existen investigaciones relativas naturalmente a delincuencia organizada en contra el detenido y otras personas más, claro que lo anteriores es independiente de lo que resulte de los hechos suscitados en ocasión de su detención”, señaló.

El secretario de Gobernación, Adán Augusto López, informó que a Guzmán se le detuvo en flagrancia por varios delitos: Posesión de armas de uso exclusivo del ejército, tentativa de homicidio y otros.

Se puso a disposición de la Fiscalía General de la República que ejecutó la orden de aprehensión en términos de extradición e integra las carpetas por los delitos del fuero federal, adicionalmente hay conocimiento de otras carpetas de investigación de las cuales tanto del fuero federal como del fuero común, de las cuales no compartirán mayor información, “tenemos que guardar la secrecía del proceso”.

Ebrard recordó que en el caso de Ovidio hay solicitud de detención provisional con fines de extradición, presentada desde septiembre de 2019 y de acuerdo a la ley de extradición y los tratados vigentes significa que un Estado, en este caso Estados Unidos, solicita que se detenga a una persona porque tiene una causa iniciada y hay elementos sustantivos y evidencias en su contra en ese otro país.

“Lo primero que hay que hacer es la ciudadanía de la persona, si es mexicana, Se da cuenta a la FGR que procede en consecuencia”, dijo.

Fuente: Proceso