Los tres países de América del Norte se comprometieron a fortalecer los esfuerzos para combatir el tráfico de drogas, en particular el fentanilo, y uno de los puntos centrales en esa lucha se enfocará en atacar la cadena de suministro.

En el mensaje a medios de comunicación que dieron los líderes de las naciones de Norteamérica: los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y de México, Andrés Manuel López Obrador, así como el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, al cerrar la trilateral de la Cumbre de Líderes de América del Norte, informaron acuerdo en esta materia.

“Hemos decidido combatir el tráfico de personas y el narcotráfico. En los últimos seis meses la patrulla de México capturó a más de 7 mil traficantes de personas y también se han decomisado mil kilos de fentanilo en la frontera. Queremos fortalecer este esfuerzo para combatir el tráfico de fentanilo, combatiendo la cadena misma de suministro, empezando por los químicos percusores con los que inicia esta cadena”, señaló el mandatario estadunidense.

Por su parte, López Obrador sostuvo que el desafío que implica el tráfico de drogas se ha modificado porque ya no es sólo la venta de mariguana o cocaína, “ahora es el fentanilo y los químicos que son de lo más peligrosos y nocivos, dañinos porque causan muchas muertes, estamos trabajando en eso de manera organizada”.

Informó que el ingreso a México de precursores químicos para elaborar drogas sintéticas y fentanilo que arribaban por los puertos, llevó a su administración a ordenar que las aduanas pasaran a ser controladas por las fuerzas armadas. Reconoció que había mucho tráfico de químicos en los puertos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas, que se ha pretendido controlar con la participación militar.

“Lo hacemos porque nos importa ayudar a lo que está sucediendo en Estados Unidos, las muertes por fentanilo. No es un asunto sólo de EU es que si no enfrentamos este flagelo, lo vamos a padecer nosotros también. Tenemos que actuar de manera coordinada y eso se trató».

Se pronuncian México, EU y Canadá por consolidar economía resiliente

Al término de la Cumbre de los líderes de América del Norte, México, Estados Unidos y Canadá se pronunciaron por consolidar una economía más integrada y resiliente; acelerar las acciones para enfrentar la crisis climática y “, afirmamos nuestro compromiso conjunto con una migración segura, ordenada y humana bajo la Declaración sobre Migración y Protección de Los Ángeles y otros marcos multilaterales relevantes”.

En el documento derivado de la cumbre de los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, de Estados Unidos, Joe Biden y el primer ministro de Canadá, Justin trudeau subrayaron que en materia migratoria , las políticas pugnarán por “ayudar a las comunidades de acogida y promover la integración de migrantes y refugiados; brindar protección a refugiados, solicitantes de asilo y migrantes vulnerables; fortalecer la capacidad de asilo en la región; ampliar las vías regulares de migración y protección; abordar las causas de origen y los impactos de la migración irregular y el desplazamiento forzado; y colaborar para contrarrestar la xenofobia así como la discriminación contra las personas migrantes y refugiadas”.

El comunicado conjunto destaca que los tres países reivindican una mayor protección de los derechos humanos con pleno respeto a la diversidad, equidad e inclusión que son fundamentales para la fortaleza, la vitalidad y la resiliencia de nuestros países. Nos enfocamos en brindar a las comunidades marginadas oportunidades para su participación plena, equitativa y significativa en nuestras democracias y economías.

Al abordar el tema climático, los tres países asumen la naturaleza crítica de tomar medidas rápidas y coordinadas para enfrentar la crisis climática y responder a sus consecuencias. Esto incluye lograr nuestras respectivas contribuciones determinadas a nivel nacional para 2030 en virtud del Acuerdo de París, y trabajar juntos y con otros países para mantener un límite de temperatura de 1,5 grados.

Subrayaron que actuarán rápidamente para acelerar la transición energética mediante la implementación de soluciones de energía limpia, el aumento de la producción y la adopción de vehículos de cero emisiones en América del Norte y la transición a combustibles más limpios.

En torno al tema de seguridad, definieron el reforzamiento de acciones para frenar delitos asociados a las fronteras compartidas como el lavado de dinero, la explotación sexual, infantil, la trata de personas y el tráfico de armas.

“Continuaremos con nuestro Diálogo de América del Norte sobre Política de Drogas y buscaremos una colaboración internacional más amplia para abordar la creciente amenaza mundial de drogas sintéticas, cuando Estados Unidos asuma la presidencia en 2023. Mejoraremos el trabajo trilateral para abordar el uso de precursores químicos en la producción de sustancias ilegales en América del Norte y para interrumpir el tráfico de drogas”.

Otro de los acuerdos alcanzados se refiere a políticas comunes en materia sanitaria: La cooperación sanitaria trilateral se enfocará en lanzar una versión actualizada del Plan Norteamericano para la Pandemia y la Influenza Animal (NAPAPI) para mejorar la prevención, preparación, agilidad y brindar una respuesta rápida a las emergencias sanitarias en América del Norte.

Fuente: La Jornada