La Sala Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) acreditó que el presidente Andrés Manuel López Obrador cometió violencia política e institucional al criticar a los diputados que votaron en contra de la reforma eléctrica.

Durante la sesión de este jueves, por mayoría, los magistrados determinaron que la misma infracción la cometieron la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y el diputado de Morena, Ignacio Mier.

En abril pasado, tras el rechazo a la reforma eléctrica en la Cámara de Diputados, el mandatario nacional calificó de traidores a los legisladores que votaron en contra de la reforma y dijo que “las cosas hay que llamarlas por su nombre, ya basta de hipocresía, de acuerdos en los oscurito, en las élites, restaurantes de lujo y que la gente no sepa, cuando se trata del bienestar del pueblo, cuando son decisiones que pueden afectar a todos, al pueblo a la nación”.

El magistrado presidente Rubén Jesús Lara leyó el resolutivo en el que se señala que “es existente la violencia política e institucional atribuida a Andrés Manuel López ObradorClaudia Sheinbaum e Ignacio Mier”.

La sentencia detalla que el Presidente no puede ser sancionado, porque “en cuanto a las infracciones que se acreditaron, no resulta aplicable el régimen especial para sancionar a la persona titular del Poder Ejecutivo”, debido a que no tiene un superior jerárquico.

Sin embargo, en el caso de Sheinbaum y Mier se dio vista al Congreso de la Ciudad de México y a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados para que analicen la sentencia y, en su caso, establezcan las sanciones correspondientes.

Se trata de una sentencia histórica, en la que por primera vez se sanciona a un mandatario nacional por violencia política e institucional, aunque puede ser impugnada ante la Sala Superior del TEPJF.