La décima Cumbre de Líderes de América del Norte (CLAN) “ha sido un éxito enorme para México y la región”, aseveró esta mañana el canciller Marcelo Ebrard Casaubón. Enfatizó que si se concreta el plan de sustitución de importaciones de Asia, para producir 25 por ciento de los productos provenientes desde ese continente, para nuestro país podría significar alrededor de dos puntos de crecimiento económico.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) participó en la mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador para exponer un resumen de los trabajos de la Cumbre encabezada por los presidentes de México y Estados Unidos, Andrés Manuel López Obrador y Joe Biden, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Detalló cinco acuerdos concretos referentes a integración y crecimiento económico, movilidad laboral, seguridad, reconciliación con los pueblos originarios y lucha contra el racismo, salud y energías limpias.

En lo correspondiente a acelerar la integración y el crecimiento económico en Norteamérica, Ebrard expuso que a propuesta del presidente López Obrador se creó “el equipo de los 12”, conformado por cuatro funcionarios por país, que tiene como responsabilidad acelerar el paso significa para que alcanzar la meta que 25 por ciento de los productos que se importan de Asia hacia Estados Unidos, México y Canadá se produzcan en nuestra propia región.

“Esa es la encomienda, es un trabajo enorme que tenemos por delate, pero habiendo la voluntad y la instrucción tenemos que llevarlo a cabo. Para México significarían inversiones multimillonarias, ya están estimados los empleos, el secretario de Hacienda (Rogelio Ramírez de la O) presentó el detalle de que esto podría incluso significar para México más de dos puntos de crecimiento adicionales”.

En el tema de movilidad laboral, agregó el canciller, “por primera vez en la historia se está estableciendo el criterio de movilidad laboral entre los tres países de Nortamérica. Esto no existía, nunca se había accedido a hablar de ello en términos de toda la región”.

Los componentes, expuso, serán fortalecer las vías regulares, ordenadas, seguras, predecibles de movilidad laboral entre México, Estados Unidos y Canadá.

Refirió que el jefe de la Casa Blanca “fue muy claro” respecto a lo que el presidente López Obrador ha planteando para expresar el respaldo y simpatía de México a los intentos para regularizar la situación migratoria de miles de personas en Estados Unidos, en particular mexicanos, que “están en condiciones de desventaja porque no tienen derechos plenos”. El canciller confió en que esos esfuerzos de Biden puedan tener éxito pronto.

“Por lo pronto la instrucción del presidente de la República, en función de lo expuesto por el presidente Bien, es que nos aboquemos en 2023 y 2024 a facilitar el acceso a la ciudadanía norteamericana de un millón 250 mil mexicanos que tienen derecho a ello. Nos vamos a abocar, tenemos la obligación de presentar este plan a la brevedad por instrucciones del presidente López Obrador”.

En lo referente al tema de la seguridad regional, se acordó trabajar para el control de precursores químicos para producir drogas sintéticas, en especial el fentanilo.

“Nos precuopa mucho el fentanilo a los tres países, el fentanilo es un opiaceo altamente adictivo y puede ser letal cuando se abusa de él y nos vamos a abocar a perfeccionar el control de precursores químicos, vamos a invitar a otros países a participar”.

Ebrard destacó que la principal preocupación de México en materia de seguridad es el control de armas. “Si alguna duda hubiese, el reciente operativo de detención del señor Ovidio (Guzmán) se pudieron ver las armas que hay y por qué es importante controlar eso”.

Otro punto de los acuerdos alcanzados en la CLAN es garantizar la protección y respaldo a los pueblos originarios y emprender una lucha común contra el racismo. “Eso es muy importante para México porque es la primera vez que tenemos un entendimiento de ese nivel de jerarquía apara trabajar los tres países en contra del racismo que en el caso de nuestras comunidades, sobre todo Estados Unidos, es sumamente importante tener este respaldo”.

En lo correspondiente a energías limpias, el titular de la SRE destacó que nuestro país “tiene un muy buen perfil energético hoy, casi un tercio de la energía eléctrica es producida con energías limpias, usamos menos carbón que Estados Unidos, en los últimos dos años la reducción de las emisiones de los gases efecto invernadero de México se redujo 13 por ciento, con lo que somos uno de los países que más redujo sus emisiones”.

Remarcó que López Obrador estableció además que los compromisos de México para 2030 es reducir de 22 a 35 por ciento esos gases, “esto significa más que duplicar la generación de energías limpias. Se llegó al acuerdo que los tres países vayamos en una dirección parecida. México hoy por hoy tiene todo para ser el que lideré”.

Uno más de los acuerdos entre los tres líderes de la región es el trabajo en salud y no olvidar las lecciones que ha dejado la pandemia de Covid-19. “Hay un grupo de trabajo de seguridad sanitaria por acuerdo de los tres mandatarios y tienen la encomienda de preparar el plan correspondiente y presentarlo común entre los tres países, frente a la pandemia, la influenza y otros riesgos que tenemos de carácter sanitario”.

El canciller apuntó finalmente: “Concluiría diciendo que hay muchos otros acuerdos específicos, me tocó presenciar cómo la relación personal entre los presidentes López Obrador y Biden, y el primer ministro Trudeau es cada vez mejor y más cercana, como comparten valores, objetivos, propósitos, como coinciden en los valores que defienden sobre todo la justicia y un futuro común para nuestros pueblos. Y eso es muy buena noticia para México”.

Fuente: La Jornada