Francisco Garfias

Apenas el jueves pasado, el Presidente aseguró que ya está solucionado el problema del desabasto de medicamentos en México. “Puedo informar que tenemos medicamentos adquiridos para este año y 2024”, presumió. A López Obrador le llevó cuatro años, un mes, 20 días dar esa noticia tan esperada por mexicanos de bajos recursos que no tienen para comprar las medicinas que requieren en farmacias privadas. En esa “lenta prisa” por hacer el anuncio, no le informaron que en la última licitación consolidada, alrededor de 400 millones de pesos se adjudicaron al laboratorio de la India Sun Pharma, para adquirir nueve productos (dos inyectables y siete orales).

Hasta ahí, todo bien. Lo irresponsable es no haber tomado en cuenta que la FDA (la Cofepris de Estados Unidos) emitió una warning letter (carta de advertencia) que evidencia serias fallas en el sistema de calidad, incluso adulteraciones, en las medicinas elaboradas por ese laboratorio de la India. Los productos fabricados en su planta de Halol no pueden ingresar a la Unión Americana. Fuentes de la industria farmacéutica nos hicieron notar que, en tanto no haya una reacción de parte de Cofepris, similar a la FDA, la licitación seguirá su curso.

“Y estos productos, fabricados bajo prácticas de calidad defectuosas, que representan un riesgo inminente para la salud, ingresarán a territorio nacional y serán distribuidos por los hospitales del gobierno”, puntualizan. En la misma situación está otro laboratorio de la India: Aurobindo Pharma Limited. López Obrador, como lo hizo en enero del 2020, volvió a prometer un sistema de salud como el de Dinamarca para finales del 2023. Misión imposible. El índice de atención médica de la revista CEOWorld ubica a Dinamarca como el país que tiene la mejor atención médica del mundo. México aparece en el lugar 68, detrás de Chile, Costa Rica, Uruguay, Panamá, Perú, Argentina y Jamaica, por mencionar sólo a los latinoamericanos.

* A destacar también los cambios que ha habido en la adquisición de piezas de medicamentos en el sector público. Hoy el procedimiento es mucho más opaco. Datos del Inefam (Instituto de Estudios Farmacéuticos de México) nos dicen que en  2018 se adjudicaron, por licitación, 81.3% de los medicamentos adquiridos. Sólo 9% fue por adjudicación directa. Esa proporción se invirtió con la 4T. En 2021 sólo se licitó 25.1% y las adjudicaciones directas fueron de 57.9%. 17 por ciento restante lo incluyen en el rubro “otros”.

* El gran elector se muestra decidido a ir con Claudia Sheinbaum hasta el final. El respaldo que le da a la jefa de Gobierno no lo tienen las otras corcholatas. Ayer se llevó la mañanera al Antiguo Palacio del Ayuntamiento. Allí colmó de elogios a su preferida. “Ya saben ustedes qué opino sobre ella. Es una mujer inteligente, trabajadora, honesta”. López Obrador pidió que no se malinterpretaran sus palabras. Si están pensando en lo otro, tengo también otros dos hermanos, muchos hermanos”, señaló. Los otros dos hermanos son Marcelo y Adán Augusto. Lo ha reconocido una y otra vez. Un aviso de que Ricardo Monreal no es reconocido como integrante de la familia, a pesar de ser el hijo pródigo.

Hay quien afirma que con la caída de Sheinbaum en las preferencias electorales (ver encuesta de El Financiero y la de Polls.mx), el Presidente tiene listo el plan B para el 24: Adán Augusto López. Pero López Obrador es hombre de ideas fijas. Cree que su manto basta para hacer ganar a su preferida. Me uno a la idea de que irá con ella hasta el final. ¿Y usted?

* El último reporte que recibimos del Grupo Eurasia dice que el nuevo vicegobernador del Banco de México, Omar Mejía, “es un tecnócrata poco conocido e inexperto” que debilitará la dirección del también llamado banco central. Leemos en el reporte: “Mejía reemplazó al miembro más moderado de la junta, Gerardo Esquivel, y ocupará este cargo hasta el 31 de diciembre de 2030. El Congreso se encuentra en un receso legislativo, por lo que Mejía fue aprobado por su Comisión Permanente. Es la cuarta designación de López Obrador para el directorio de Banxico, de cinco puestos. Luego de nominar a los vicegobernadores Jonathan Heath y Gerardo Esquivel, optó por perfiles más discretos en la gobernadora Victoria Rodríguez y la vicegobernadora Galia Borja, quienes no tenían experiencia real en política monetaria. Todos ellos tenían una experiencia más amplia que Mejía. Es cercano tanto a Rodríguez como a Borja y probablemente seguirá sus pasos y se adherirá al mandato de metas de inflación de Banxico”.

Y más adelante: “Banxico continuará operando con independencia, ya que López Obrador no tiene opiniones significativas sobre su mandato. Su atención a las acciones del banco se ha atenuado poco después de algunas señales iniciales de disminución de la inflación. “Dicho esto, una junta más débil y menos experimentada tendrá dificultades para defender la independencia del banco si es desafiada”, remató.

Publicado en excelsior