La docente y escritora Berenice Reyes Almazán, de la Universidad Autónoma del Estado de México, ha publicado un libro titulado «Arañas» que busca mostrar a estos artrópodos desde una perspectiva diferente, estará disponible en el catálogo de Librerías Gandhi y El Sótano.

Con 28 cuentos ilustrados por el artista local Gerardo Pichardo, y editado por Libro Objeto, el objetivo de Reyes Almazán es que las personas reflexionen sobre su relación con las arañas y eviten matarlas sin necesidad.

Según Reyes Almazán, las personas que han leído su libro le han comentado que piensan dos veces antes de matar una araña, lo que considera como una forma de salvar vidas.

A través de metáforas, Reyes Almazán hace un símil entre la vida humana y la vida de las arañas, con el objetivo de que las personas puedan respetar la existencia de estos animales y evitar que el terror ciegue el respeto a la naturaleza. La publicación de este libro representa el cumplimiento de un sueño para Reyes Almazán.

“Yo veo en las arañas magia. Me parecen seres fascinantes. Este libro está dedicado a las arañas y desde el inicio tiene una sentencia contundente. Hay un cuento dentro del libro que narra la travesía de una araña que bien podría hacer lo mismo que nosotros y simplemente la pisamos porque es insignificante”, abundó. 

Escribir para visibilizar problemáticas sociales

Berenice Reyes Almazán comenzó su carrera como escritora desde una corta edad, pero fue hasta los 17 años cuando comenzó a escribir de manera profesional. Durante su estancia en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México, cursó la materia de Creación Literaria, lo que le permitió conocer las técnicas y la disciplina de la escritura. Su formación universitaria fue clave para dedicarse a la escritura.

“Cuando yo cursé esta materia, la doctora Guadalupe Carillo, quien impartía la clase, le gustaba mucho lo que hacía y su retroalimentación me dio confianza, me dio guía”.

En sus primeras historias, se centró en sucesos cotidianos que imaginaba detrás de cada escena. Actualmente, sus historias se centran en la equidad y la inclusión, especialmente en las mujeres. A través de la poesía, difunde la importancia de la denuncia, mientras que, con la narrativa, busca jugar con la mente del lector para que cuestione si los acontecimientos descritos sucedieron o no. Reyes Almazán considera que estas temáticas son actuales y atraviesan a toda la sociedad, por lo que es necesario visualizarlas desde todos los ámbitos posibles.

Abrir puertas para futuros escritores y escritoras 

Berenice Reyes Almazán, como escritora, considera necesario abrir puertas y dar oportunidades a otros escritores, especialmente a las mujeres. Reconoce el papel de las mujeres en su formación como escritora.

“Yo me acuerdo que en la secundaria una maestra me dio el gusto por el español y no lo solté. Posteriormente, en Prepa 1, la maestra Lulú era quien daba clases de español y literatura y ella tuvo mucho que ver en mi formación. Después, cuando entre a la Facultad, la doctora Guadalupe Carillo. Son mujeres que de alguna manera me enseñaron a escribir, a perfeccionar y encontrar mis talentos y es algo que reconozco y admiro mucho”, enfatizó.

Considera que las escritoras han quedado en un segundo plano en la historia, por lo que es necesario crear redes de apoyo para mujeres escritoras.

Como reconocimiento al apoyo recibido, fundó el Taller de Apreciación y Creación Literaria y el Taller de Poesía “Sor Juana Inés de la Cruz”, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, donde mujeres, hombres y miembros de la comunidad LGBTTTIQ+ han encontrado en la literatura un medio para expresarse.

“Es muy bonito ver que existen muchos chicos y chicas interesados en la escritura y que se acerquen a ella por gusto, ya que muchas veces cursamos las asignaturas porque forman parte del plan curricular, pero es asombroso poder sacar de eso, que es obligación, algo que nos llena de manera personal y profesional”, abundó.

Durante su carrera, ha sido acreedora al Premio Nacional de Cuento del Encuentro de Talentos Universitarios en 2014 y 2015, el Premio Municipal de la Juventud en la Categoría de Poesía en 2017 y ganó el Concurso Nacional para Escritoras Mexicanas en 2019.