El presidente Andrés Manuel López Obrador publicará el decreto para cerrar el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) al transporte de carga a finales de febrero y, a partir de su publicación, se dará una tolerancia de 90 días para que las empresas muden sus operaciones al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA).

En la conferencia mañanera de Palacio Nacional, el mandatario dio a conocer que publicará el decreto el mismo día que aterrice el primer avión de DHL en el AIFA, dado que esta empresa alemana ya determinó realizar todas sus operaciones desde la antigua terminal militar.

“Creo que a partir de que llegue el primer avión de carga de esta empresa, que se portó muy bien, se los planteé hace mucho tiempo y ahora me mandaron una nota de que ya va a bajar el primer avión y como me había comprometido que iba a estar ahí voy a ir a recibirlos. Entonces sí, voy a ir, para entonces va el decreto, ya con un tiempo razonable, pero no un año. Sí 90 días, 90 días», expresó.

Según López Obrador, DHL va a tener entre uno y dos aviones diarios llegando con carga al AIFA.

Apenas la semana pasada, López Obrador envió a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) una iniciativa decreto para cerrar el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a las operaciones del servicio al público de transporte aéreo de carga.

Respecto a la petición de organismos como la Cámara Nacional de Aerotransporte, que está pidiendo al menos 360 días naturales para concretar la mudanza al AIFA, el Presidente los acusó de solo querer retrasar el proceso “¿creen que me estoy chupando el dedo?”.

“¿Qué les preocupa si van a haber recintos fiscales? Tienen el ferrocarril, más espacios. O están pensando que es como antes, porque antes en ese aeropuerto metían drogas y dinero, pues ahora lo tiene la Semar, precisamente para tener control, pero todo así. Dicen: sí, aceptamos, pero queremos un año, creen que me estoy chupando el dedo, ¿para qué un año? Quieren ir pateando el bote, ya se va a ir y nos quedamos”, remarcó.

Finalmente, López Obrador comparó la oposición de este tipo de organizaciones a mudarse al AIFA con los argumentos que ellos mismos utilizaron para evitar la construcción de la terminal aérea y apoyar el proyecto de Texcoco.

“No les tengo mucho respeto porque, imagínense, de ese tipo de asociaciones eran las que utilizaba el gobierno pasado para justificar lo del aeropuerto de Texcoco e hicieron los estudios a modo. Todavía mandaron el último estudio en la madrugada del día que íbamos a tomar la decisión”, agregó.

Fuente: Milenio