En un nuevo episodio del enfrentamiento que sostiene el presidente Andrés Manuel López Obrador con su homóloga de Perú, Dina Boluarte, a quien considera una usurpadora del poder, anunció esta mañana que las relaciones con el país andino entran en pausa.

El mandatario mexicano enfatizó durante su conferencia diaria de este viernes, que mientras no haya normalidad democrática en el Perú, “no queremos relaciones económicas ni comerciales con ellos”, aunque descartó un rompimiento diplomático oficial.

Esta es la segunda ocasión en que López Obrador “pone pausa” a las relaciones con otra nación, la primera vez que lo hizo fue con España, momento en que dirigía fuertes críticas a las empresas ibéricas, principalmente a Iberdrola.

“Es mucho pueblo el de Perú para tan poco gobierno”, dijo López Obrador sobre la administración de la peruana Boluarte, a quien, reiteró, no entregará la presidencia pro tempore de la Alianza del Pacífico.

Esta alianza en un mecanismo multilateral para la cooperación e integración de la región en la que se impulsa el crecimiento, desarrollo y competitividad por medio de la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas en la que participan, además de México y Perú, también Chile y Colombia.

López Obrador mencionó que en todo caso, entregaría la presidencia pro tempore de la Alianza al gobierno de Chile para que luego éste decline a favor del peruano.

“Yo se la puedo entregar a Chile sin ningún problema; a Gustavo Petro no porque también a él lo declararon no grato, entonces se la entrego a los chilenos”, dijo.

Cuestionado si lo haría en la gira que tiene programada para septiembre a ese país, respondió que sí, “pero no se lo voy a entregar a la señora que está usurpando la presidencia. Mientras no haya normalidad democrática en Perú no queremos relaciones económicas ni comerciales con ellos”, contestó.

Consideró que no hay posibilidades de ruptura en la Alianza del Pacífico, pero sencillamente se queda en pausa “y se la entregamos nosotros… le voy a mandar una carta al presidente Boric diciendo que ya no nos estén echando la culpa a nosotros los politiqueros en el Perú, y ya”.

Sobre la decisión del congreso peruano de declararlo persona non grata en ese país, el presidente agradeció a los legisladores que se opusieron y dijo que lo único por lo que lamenta es que no podrá visitar la zona arqueológica de Machu Picchu.

Fuente: 24 horas