Durante los últimos años, diversos centros de verificación vehicular ubicados en el estado de México, han sido denunciados por automovilistas mexiquenses, asegurando que los Verificentro se han convertido en un centro de “corrupción”, ya que en muchos de ellos, los mismos trabajadores garantizan a los automovilistas la verificación de su vehículo a cambio de una pequeña comisión por hacer que los automóviles pasen la prueba de emisión de gases “a la primera”.

En un recorrido de EL UNIVERSAL por el municipio de Ecatepec, se comprobó que con una cuota de 450 pesos, los trabajadores del Verificentro ubicado en la carretera México-Tepexpan, brindan a sus clientes la facilidad de “pasar” sus vehículos entregando solamente los documentos correspondientes, presentando su automóvil únicamente para la colocación de la calcomanía correspondiente dos días después de haber iniciado este trámite.

“En realidad este tipo de corrupción es un secreto a voces, ya que todo mundo sabe que con una ‘lana’ en la gran mayoría de los centros de verificación te pasan tu carro desde el primer intento, aunque el vehículo ni siquiera esté afinado”, manifestó Óscar González, habitante del municipio mexiquense.

Sin embargo, ésta no es la única denuncia de corrupción en verificentros de Edomex. Rosalba Castillo, reportera ciudadana de EL UNIVERSAL, denunció que en Naucalpan “en un centro de verificación ubicado en ciudad Satélite, uno de los técnicos me informó que mi auto no pudo ser verificado, pero que si le daba 150 pesos él se encargaba de ‘pasarlo’, a pesar de los múltiples letreros en las paredes acerca de corrupción”.

Y añadió que “al interponer una queja con el gerente de este Verificentro, ‘milagro de milagros’, después de repetir la prueba, el auto pasó sin ningún problema”.

Datos de la pagina de Verificentros señalan que existen alrededor de 91 centros de verificación autorizados por la Procuraduría de Protección al Ambiente del estado de México (Propaem) en municipios como Atizapán, Ecatepec, Texcoco, Chalco, Chiimalhuacán, Coacalco, Cuautitlán Izcalli, Nezahualcóyotl, Huixquilucan, Toluca, Metepec y Naucalpan , entre otros.

¿Cuál es el proceso de verificación?

El servicio de los verificentros consta de etapas; la primera es la llamada “inspección visual”, en la cual se certifica las condiciones en que se encuentra el motor y otros aditamentos del vehículo; la inspección visual es necesaria para que al auto se le conceda la calcomanía de aprobación de la verificación.

La segunda etapa es la determinación de contaminantes emitidos, para esto se colocan dos mangueras al escape del vehículo, y se toman las lecturas de forma automática mientras el auto es acelerado durante 10 segundos en dínamos especiales, después de esta aceleración constante del automóvil el sistema es capaz de determinar cuales son las concentraciones de contaminantes emitidos.

Posteriormente, estos datos son almacenados y llevados a la central de datos del centro de verificación, en donde se expide la calcomanía correspondiente (cero, uno o dos respectivamente) luego de analizar la cantidad de contaminantes emitidos por el vehículo.

Fuente: El Universal, Estado de México – EMMANUEL SUBERZA