limpia senadoHoy las mujeres y hombres que realizan la limpieza en todo el Senado, la mayoría de edades superiores a los 60 años, contratados por la empresa Fonatur, reciben un reconocimiento por parte del Senado de la República en el Patio del Federalismo, el mismo que barren incansablemente cada vez que llueve para evitar que se inunde.

El presidente del Senado, Luis Miguel Barbosa, convocó a los senadores y a personal de la Cámara a apoyar activamente el Agradecimiento a Empleados de Fonatur, que se realizará “con motivo de las fiestas decembrinas y en reconocimiento a la valiosa labor de los trabajadores de esta empresa”.

La convocatoria, colocada en los espacios comunes de todo el Senado, donde hay murales para dar a conocer diversos eventos y acuerdos, precisa que “para apoyar este evento, se les invita a donar un obsequio que les será entregado el día del convivio”.

Hasta ayer, había al menos 25 regalos, todos entregados por mandos medios y superiores del Senado; todavía no se observaban los obsequios por parte de los senadores de la República.

Fonatur es una empresa que pertenece al gobierno federal y que ofrece servicios de mantenimiento y limpieza, principalmente a inmuebles públicos y a zonas turísticas; en el Senado es contratada desde 2008, porque es una outsourcing, y hace unos meses protagonizó una controversia con la senadora Layda Sansores, cuyo empeño en ayudar a este personal permitió que les pusieran un espacio para que comieran, porque lo hacían en diversos espacios, incluso sentados en escaleras y pasillos.

Pero uno de los trabajos más riesgosos para su salud que realizan los trabajadores de Fonatur en el Senado es cuando llueve.

Al arquitecto de la obra se le olvidó el declive que necesita el patio central, ubicado en el primer piso, cada vez que llueve se acumula el agua y se filtra hacia las oficinas que están en la planta baja, que se inundaron en mayo de 2012, a sólo unas semanas de estrenada la nueva sede.

Este defecto en el diseño del ahora llamado Patio del Federalismo ha generado diversas composturas, como la creación de canales para que se deslice el agua, pero han sido suficientes.

Esto obliga que cada vez que llueve los trabajadores de Fonatur sean designados a barrer constantemente para que el agua se vaya a los canales y no se provoquen inundaciones; no importa si llueve mucho o poco; con granizo o no; ellos tienen que barrer el agua y ahora ya el Senado les proporciona botas de bombero e impermeables color amarillo para protegerlos un poco.

Los trabajadores de limpieza de Fonatur están todo el tiempo en el Senado.

Tienen tres turnos: uno de ellos es por las noches y cuando el Senado ha sido cercado por los grupos inconformes, como ocurrió en diciembre del año pasado, estas mujeres y hombres debieron quedarse a dormir en los pisos de los diferentes salones de reuniones.

Hoy, Luis Miguel Barbosa les ofrece un reconocimiento por toda esta labor de apoyo para que el edificio se mantenga limpio y funcional.