prosperaA menos de cuatro meses de su puesta en marcha, el programa de inclusión social Prospera recibió este 2014 reconocimientos internacionales como el del presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, por el apoyo que ofrece a las familias para salir de la pobreza.

Anunciado el 2 de septiembre por el presidente Enrique Peña Nieto, en el mensaje con motivo de su Segundo Informe de Gobierno, Prospera permite también que las familias fortalezcan sus propios ingresos.

Este programa fue delineado en el presente año para remplazar a Oportunidades, que en casi dos décadas buscó mejorar la educación, salud y nutrición de las personas en pobreza extrema.

En su mensaje, el mandatario federal señaló que en 2014 se destinaron 73 mil millones de pesos a Oportunidades, pero la proporción de mexicanos en pobreza era prácticamente la misma desde hacía tres décadas.

En síntesis, Oportunidades logró mejorar la educación, salud y nutrición de 6.1 millones de familias, que hoy son beneficiarias, sin embargo, no consiguió su propósito final, que era asegurar menos pobreza.

La transformación del programa Oportunidades a Prospera por parte de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) implica que todos los beneficiarios seguirán recibiendo apoyos, pero ahora cuentan con nuevas alternativas para incorporarse a la vida productiva y lograr con ello el objetivo de disminuir la pobreza en el país.

Con este programa de inclusión social se llevan las tarjetas SinHambre a las localidades más remotas del país, lo que les permite acceder a 15 productos básicos a precios preferenciales, además de que se ponen en marcha acciones integrales que garantizan el derecho constitucional a la alimentación, pero también a programas de salud, educación, vivienda y proyectos productivos.

En concreto, los hijos de los beneficiarios podrán recibir becas para estudios universitarios o técnicos superiores, y quienes buscan un trabajo tendrán prioridad en el Sistema Nacional de Empleo; además de que se facilitará el acceso a la educación financiera, al ahorro, a los seguros y al crédito.

Prospera también permite que las familias fortalezcan sus propios ingresos, al tener acceso prioritario a 15 programas productivos, incluyendo, entre otros, el Fondo Nacional del Emprendedor, el Programa Bécate, el ProAgro Productivo y el Programa para el Mejoramiento de la Producción y Productividad Indígena.

Lo anterior ha permitido que la paraestatal Diconsa y las lecherías Liconsa hayan recuperado su función social, y ahora hay mil 945 tiendas más del primer organismo citado, y mil 582 adicionales del segundo, de acuerdo con información de la Sedesol.

Refiere que el programa Prospera, de transferencias económicas condicionadas, se fortaleció con la vinculación a proyectos productivos, la inclusión financiera y becas de capacitación para el trabajo, con el objetivo de llegar en 2018 a una población de 6.5 millones de familias, contra los 6.1 millones que atiende en la actualidad.

El presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, reconoció recientemente que con Prospera, México se convierte en líder internacional en protección social y los países alrededor del mundo ven en su política social de nueva generación una fuente de ideas para apoyar a las familias a salir de la pobreza.

Enfatizó que el esfuerzo del BM para erradicar la pobreza en 122 países, para lo cual ha invertido 16 mil millones de dólares en los últimos años, hoy se refrenda con el apoyo a Prospera, un esfuerzo de corresponsabilidad del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto para llevar bienestar a las zonas marginadas.

“Estamos muy orgullosos del trabajo que está realizando el presidente Enrique Peña Nieto, con solidaridad humana para que los más pobres puedan salir adelante a través de su propio esfuerzo; para que tengan acceso a los créditos, al financiamiento y al ahorro; para que puedan acceder al Servicio Nacional de Empleo; para que tengan acceso a la educación, salud, vivienda y vivan dignamente”, afirmó en su momento.

En esta transformación de la política social del gobierno de la República, hacia una de “nueva generación”, también se ha avanzado de manera significativa en la instalación de comedores comunitarios y los programas dirigidos a las mujeres y los adultos mayores, señala la Sedesol.

En la estrategia de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, en la que participan 19 dependencias federales con acciones “transversales, en el presente año se sumaron 607 municipios, adicionales a los 400 que se empezaron a atender en 2013, por lo que se alcanza una cobertura de mil 012 municipios.

La dependencia destaca que uno de los “rostros” más humanos de la Cruzada antihambre son sus más de cuatro mil 500 Comedores Comunitarios, donde se sirven dos alimentos diarios a niñas, niños, mujeres embarazadas, madres de familia, adultos mayores y personas con discapacidad.

De esta manera, gracias a la puesta en operación de los Comedores Comunitarios, que son atendidos por personal de las propias comunidades que tuvieron una capacitación previa por parte del Ejercito mexicano, más de 3.1 millones de mexicanos tienen una mejor alimentación.

Al respecto, la titular de Sedesol, Rosario Robles Berlanga, dijo en una gira que realizó a Ciudad Juárez, Chihuahua, el 11 de diciembre pasado, que los comedores comunitarios se han convertido en un punto de encuentro para fortalecer la convivencia y restablecer el tejido social, al tiempo que se destierra la violencia.

De acuerdo con datos de la dependencia, hay 5.4 millones de mujeres que han hecho su pre-registro en el Programa Seguro de Vida para Jefas de Familia, a través del cual más de siete mil niños, niñas y adolescentes en condición de orfandad materna, ya reciben un apoyo mensual para continuar sus estudios.

Adicionalmente, 5.65 millones de adultos mayores de 65 años reciben una pensión vitalicia, y hay nueve mil 395 estancias infantiles en operación, a donde asisten 290 mil menores de edad mientras sus madres trabajan, estudian o buscan empleo.

PLAN NUEVO GUERRERO.

En el presente año, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) también estuvo encargada de la implementación de acciones de diferentes dependencias federales en lo que se conoce como el “Plan Nuevo Guerrero”, para resarcir los daños ocasionados por fenómenos meteorológicos en la entidad, además de los efectos por los episodios de inseguridad.

El Subsecretario de Desarrollo Comunitario y Participación de dependencia federal, Javier Guerrero García, fue designado como responsable del seguimiento y evaluación del “Plan Nuevo Guerrero”, con lo cual ha sostenido múltiples reuniones con los diversos sectores de la entidad, para impulsar la actividad económica y el desarrollo tanto de Acapulco, como de Iguala y de todo el estado.

El funcionario dijo en su momento que ante la situación que se vive, la instrucción del presidente Enrique Peña Nieto es apoyar con todos los mecanismos que tiene el Estado, para encauzar el desarrollo económico de cada una de las regiones guerrerenses y al mismo tiempo trabajar con los ciudadanos en la reconstrucción del tejido social de todas sus comunidades.

MIGRANTES

Este año también el gobierno federal refrendó su apoyo decidido a los migrantes mexicanos radicados en Estados Unidos, como parte de la política social de nueva generación, a través del Programa 3×1 para Migrantes.