El jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Angel Mancera, inauguró el Laboratorio de Revisión de Obras de la Contraloría General, ubicado en la delegación Azcapotzalco, que analizará el material con que se lleva a cabo la infraestructura en la capital del país.

Subrayó la importancia de estas nuevas instalaciones, que requirieron una inversión de 43 millones de pesos, «porque los procesos de verificación que realiza la Controlaría hasta ahora son documentales».

Ahora, apuntó, el laboratorio permitirá hacer pruebas de varillas, al concreto, al pavimento y a la pintura que se utilizan en la Ciudad de México, pues «debemos dar la garantía de que -las obras- se están haciendo perfectamente.

 

También se podrá evaluar la calidad de las obras con base en el paso del tiempo y calificar el cumplimiento de los proveedores del gobierno capitalino.

Señaló que en principio, el laboratorio trabajará en el deprimido de Mixcoac, en el tren México Toluca, en la ampliación de la Línea 12 del Metro y de la línea 7 del Metrobús, y se revisará con las jefaturas delegacionales los pavimentos que sean colocados, pues hay un anormal deterioro en las calles capitalinas.

“No es normal que se proceda a una pavimentación que debe ser de 10 centímetros, que por la compactación te queda en siete centímetros y te debe dar por lo menos una duración de dos o tres años; eso es si haces una pavimentación correcta.

El jefe de gobierno capitalino resaltó que «estaremos revisándo la pavimentación de calles y avenidas; diseños estructurales y los edificios; en garantizar seguridad funcional y durabilidad, que es un tema muy importante».

«Vamos a establecer obviamente verificaciones en todos y cada uno de los rubros, todas y cada una de las acciones que se realicen en el gobierno de la Ciudad de México», agregó.