El futuro del Águila Real está en las mejores manos, aseguró el titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano Alamán, al asistir a la inauguración del Centro Nacional de Control y Protección de esa especie.

Luego de que el presidente Enrique Peña Nieto develara la placa inaugural en las instalaciones del Heroico Colegio Militar, el funcionario hizo entrega protocolaria de las instalaciones de la Unidad de Manejo Ambiental (UMA) a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Dicho recinto estará bajo el resguardo de la Profepa hasta noviembre de 2018, fecha en que pasará esa responsabilidad de forma permanente a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Pacchiano Alamán destacó que, además de representar un emblema naciona, el Águila Real es una especie catalogada en estado de amenaza tipo “A” dentro de la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SERMARNAT-2010, por lo que se deben tomar decisiones urgentes para su conservación.

Por ello, expuso que “la estrategia para la rehabilitación y manejo en cautiverio de algunos ejemplares de Águila Real con ayuda de herramientas especializadas tiene como objetivo asegurar su permanencia y recuperación del ave”.

En el acto, el titular de la Profepa, Guillermo Haro Bélchez, explicó que el propósito de una UMA es la conservación de la vida silvestre, en este caso del Águila Real, basada en la técnica de rehabilitación clínica, física y conductual, así como reproducción y reintroducción al medio silvestre.

El nuevo centro abarca nueve mil 672 metros cuadrados y tuvo un costo de 14.9 millones de pesos; puede albergar a 44 ejemplares de Águila Real, así como aguilillas Cola Roja y Harris, entre otras.

Actualmente se tienen registradas 120 parejas reproductivas y 317 nidos, lo cual representa un incremento significativo respecto de 2010 cuando se reportaban sólo 70 parejas reproductivas y 117 nidos.