POR JORGE VELÁZQUEZ
*NUEVO FISCAL, CON VOTOS Y SIN VETOS
CUAL ROSARIO DE QUEJAS Y BUENOS DESEOS, los diputados federales de todos los partidos con registro oficial analizaron y criticaron duramente la Política Económica de la actual administración; sabores y colores de todo tipo se externaron desde la que en un tiempo fue la Máxima Tribuna del país y el cobro con la derecha para pegar con la izquierda o viceversa se hizo patente.
Por supuesto, de los casi 30 mil millones de pesos que recibirán los partidos para el proceso electoral del 2018, o de lo que han recibido en años pasados, nada se dijo.
El caso es golpear a Peña Nieto, hundirlo con sus ácidas críticas poniendo la mira en el 2018, para rescatar para sus arcas parte importante de los más de 3 mil cargos de elección popular, incluyendo, la presidencia de la República, que estarán en disputa.
Las posiciones quedaron muy claras y definidas: PRI, Partido Verde y Nueva Alianza, defendiendo la política económica; PAN, PRD, Morena, Encuentro Social, Movimiento Ciudadano y los independientes con crítica feroz.
Citemos algunas de las observaciones.
La diputada del PRI, Fabiola Guerrero Aguilar, expresó que “el gobierno de Enrique Peña Nieto no sólo ha puesto en movimiento al país, sino que verdaderamente lo ha transformado con las reformas estructurales”. Despetrolizó las finanzas públicas, redujo el gasto público, contribuyó a la austeridad gubernamental. El gobierno federal es el que se ha apretado el cinturón; el salario mínimo real ha crecido en un 11.5 por ciento, respecto al 2012, la recuperación más alta en los últimos 41 años, y la inclusión financiera se ha incrementado.
Las frases de la legisladora desbordaron a los llamados opositores.
La diputada panista, Minerva Hernández Ramos, puntualizó que esta administración tiene pésimos resultados en casi todos los rubros de la economía. “Este fracaso es grave porque contando con las reformas estructurales no logró crecer al 5 por ciento prometido, se quedó en la mediocridad. Ni mejoró el ingreso ni el bienestar de las familias. Se ha propiciado una estructura fiscal que profundiza la desigualdad, inequidad y alta permisibilidad de elusión y evasión fiscales, mientras que la inadecuada política dañó al sector productivo, desapareció empresas y prevalece precariedad del empleo”.
Siguieron los amarillos quien en voz de Sergio López Sánchez, calificaron como fallida la estrategia del presidente de la República en materia de política económica: se tienen resultados mediocres y la economía no crece lo suficiente desde hace más de 30 años. “Lo más preocupante es que los altos niveles de gasto no se ven reflejados en un mayor crecimiento del Producto Interno Bruto, y hay baja participación de la inversión pública. La extranjera directa y la privada no se recuperan, además de que los índices de productividad en los últimos 20 años han permanecido estancados”.
Los aliados de Andrés Manuel López Obrador se fueron duro y a la cabeza y a través de Vidal Llerenas Morales, afirmaron que en estos cinco años el gobierno ha sido incapaz de construir algún proyecto de inversión, lo que ha derivado en un país “desigual, dependiente, sin crecimiento económico y con malas finanzas públicas”. Por ello, se requiere un cambio en la política económica, donde el gasto y la deuda se destinen a la inversión. “Hay que retomar políticas de innovación e industriales. Necesitamos finanzas públicas sanas, que puedan promover el desarrollo y un gobierno eficaz”.
El diputado Emilio Enrique Salazar Farías (PVEM) sostuvo que con ayuda de las reformas estructurales el gobierno federal logró cambiar los indicadores económicos; actualmente existe la confianza en los mercados internos, con la inversión extranjera directa en ascenso, así como el empleo, al generar 3 millones de trabajos nuevos. Sin embargo, precisó, se requiere reducir la desigualdad e incrementar la productividad, pero, a pesar de ello, hay equilibrio en nuestras finanzas.
Sin embargo María Elena Orantes López, del Movimiento Ciudadano, aseguró que la política económica refleja una tasa de desempleo que se duplica principalmente en jóvenes menores de 25 años, con 6.7 por ciento; no hay mejora de salarios, en el primer trimestre de 2017 el INEGI registró a 2.7 millones de personas que ganaron más de 5 salarios mínimos al mes, casi menos de la mitad de 5.3 millones de quienes sí alcanzan ese nivel salarial. En inversión, se destina más al pago de intereses de la deuda pública que en educación y salud, pues se presentan recortes en 2 y 5 por ciento, respectivamente.
¿Y de los miles de millones de pesos que se les entregan anualmente a todos los partidos? Nadie dijo nada.
DESIGNACIÓN DEL FISCAL, “CON VOTOS PERO SIN VETOS”, eso es lo que se pretende en los próximos días los diputados federales. El asunto es que sin que el gran dedo señale al llamado “fiscal carnal”, como se ha hecho con el procurado Raúl Cervantes, tampoco se le restrinja su derecho a participar por el cargo. De acuerdo al diputado Braulio Guerra Urbiola, secretario de la Comisión de Puntos Constitucionales, “Todo mexicano que cumpla con los requisitos de imparcialidad y autonomía puede ser Fiscal General”.
Y en este contexto, de acuerdo al legislador “se abre un nuevo proceso que determina que todos pueden participar en él, incluyendo el actual procurador, Raúl Cervantes”. Esto no es en función de que se piense que el actual procurador deba ser, o tenga que ser el nuevo fiscal. Se trata de un asunto constitucional y de derechos humanos, y no de restringir esos derechos. Cabe hacer notar que este túnel sin fondo ha hecho que en el 2013 se hayan discutido 56 iniciativas sobre el tema que llevaron al texto vigente, “donde se coincide que no haya ese paso directo pero que se abra la posibilidad sin restricciones, con votos pero sin vetos”. El legislador por el estado de Querétaro también aseguró que éste es un asunto particularmente del Senado. “La pelota se encuentra en cancha del Senado, nosotros únicamente estamos aportando con una iniciativa para poder dar cauce al procedimiento y avanzar rápido”…. NOS LEEREMOS LA PRÓXIMA ENTREGA…