Por Edgar Hernández*
 
 
“Es posible la victoria priista en el 2018… ¡Están las condiciones dadas!”
 
Un mal día –allá por 2011- secuestran a su esposo el cual jamás volvió a ver a pesar del pago del rescate. En otro mal día, en 2013, en la víspera de su toma de posesión como diputada del Congreso veracruzano, su hijo de 11 años enferma gravemente de pancreatitis… y otro peor día, en agosto del 2014, arrojan una bomba a su casa en Pánuco con sus dos hijos menores dentro.
La vida de Octavia Ortega Arteaga no ha sido fácil.
Ella, sin embargo, no pierde la alegría. Es una mujer madura –bella por cierto- que gusta estar el mayor tiempo con sus tres hijos “aunque uno ya salió de Veracruz por razones de estudio”, dice.
También gusta de cocinar y leer… y seguir enriqueciéndose en su materia, en su especialidad, la contaduría y la administración pública. Ello sin descuidar su pasión por la política en donde, como dice Churchill “en la guerra podemos morir una vez; en política muchas veces”.
¿Qué le ha dejado la vida?
“Hasta el 2011 yo era una mujer de casa. Vivía, como hasta ahora, en una casa clase media en Pánuco y ayudaba a mi esposo José Guadalupe en las tareas partidistas, en el PRI municipal. De él aprendí que la lealtad es el máximo de los valores de una persona”.
“Un día, sin embargo, tras la ausencia forzada de mi esposo, me quedé al frente de la casa, de las responsabilidades de la familia y de las circunstancias que me llevarían a la política, a la política municipal: el PRI, la sindicatura, el interinato de la presidencia municipal, la diputación local y hoy en la militancia de mi partido, el PRI”.
¿A qué aspira?
 “Aspiro y estoy preparada para asumir la Secretaria General de mi partido y pues… ¡vamos a ver!”.
¿Es usted Pepista?
“Sí. Con un diálogo permanente con quien en algún momento dirigió el partido y luego en sus tareas parlamentarias. El senador Pepe Yunes ha ayudado a Pánuco y a través de gestiones conjuntas se han podido llevar recursos y apoyos de toda índole”.
¿Se le señala, sin embargo, de haber sostenido una conversación telefónica con una mujer de Pánuco en donde usted dijo que el senador  era un “huevos tibios”?
“Supe de esa grabación difundida en las redes sociales el pasado abril y tras negar categóricamente la autoría y mandar a investigar el origen de la grabación, le expliqué a quien tenía que explicarle –a Pepe Yunes- que el supuesto audio con mi voz fue filtrado por mis adversarios”.
¿No era su voz?
“Por supuesto que no. Vamos a escucharla juntos y observe además el dictamen pericial documentado que comprueba técnicamente que es una voz impostada que no corresponde al timbre de mi voz y sí que es la misma voz utilizada en otros audios filtrados en contra de priistas y personajes del anterior gobierno para generar descrédito y guerras mediáticas”.
¿Quién los filtra?
“Es la resultante del juego de intereses sobre todo en la disputa por el poder. Yo, como ya le dije, llevé a quien le tenía que llevar los nombres de quien mandaron a hacer esos audios y con qué fines”.
¿Y qué le dijo el senador?
“Me dijo que no me preocupara que para él eso ya estaba olvidado”.
A Octavia Ortega a lo largo de su efímera carrera política le ha tocado enfrentar severas turbulencias políticas y familiares, así como defender una plaza que finalmente al cambio de gobierno caería en manos del Partido Acción Nacional.
Esta cierta, sin embargo, que con un candidato priista honesto que traiga propuestas, es posible se dé el año próximo una lucha electoral fuerte, apretada pero con un saldo positivo en favor de su partido. Estoy convencida, tal como lo ha dicho el propio Pepe Yunes que la unidad es la fortaleza de nuestro partido.
¿Qué opina de la misoginia en la política?
“Pues vea usted como la mujer que se atreve a incursionar en la política es objeto de vejaciones, jaloneos, acoso e injustos calificativos. Cada día te inventan un amorío y no le dan crédito a tu trabajo profesional, tampoco a la tarea política. Yo lo viví en carne propia en las diferentes responsabilidades que me ha tocado asumir”.
¿Cree usted, sin embargo, que eso un día se acabará?
“Es todo un proceso, pero aquí el reto es no abandonar la plaza; que exijamos se respete el mandato rector del PRI en torno a la paridad de género; que peleemos el 50% en la participación electoral; que tengamos salarios iguales a los de los varones”.
¿A qué se dedica ahora?
“Vivo en Xalapa, pero buena parte de mi vida la paso en Pánuco; ayudo a mi pueblo y me mantengo en mi pasión por la academia. Fui profesora por muchos años y ese es mi orgullo”.
¿Qué le dice a quienes la atacan, a quienes la defenestran y le inventan historias?
“Yo no les digo nada. Imposible detenerse a responder a todos los que por interés político o económico buscan dañarte o bloquearte. Yo estoy convencida que la política, en ciertos políticos, saca a flote lo peor de uno y que la política, como la vida misma, es de resultados; yo estoy trabajando para el PRI; tengo aspiraciones que seguro se irán cumpliendo.”.
Tava, como le dicen en el argot político, rebasa los 40, es –como se anota líneas arriba- licenciada en Contaduría Pública, con maestría en Administración con la especialidad en Relaciones Industriales y cuenta asimismo con repetidos diplomados en temas afines.
Su trabajo en favor de la educación le permitió, cuando llegó al Congreso del estado ser la Presidenta de la Comisión de Educación, luego tras la licencia de Anilú Ingram, ocupó la Presidencia de la Mesa Directiva del Congreso y su trabajo como líder sindical en la rama de la educación tecnológica le dio “mucha miga con la gente de a pie,  los paterfamilias y el pueblo panúquense”.
Octavia recibió el pasado 8 de julio el título de Doctor Honoris Causa por parte de la Organización Continental de Excelencia Educativa a propuesta de la Universidad Politécnica de Huatusco en el marco del XIII Encuentro Internacional de Educadores 2017.
Hoy, a pregunta expresa se dice convencida de que es posible que el PRI se alce en la victoria por la gubernatura del 2018 ya que en estos momentos de crispación “las condiciones están dadas para el verdadero cambio”.
¿Con Pepe?
“¡Con Pepe!”
Tiempo al tiempo.
 
*Premio Nacional de Periodismo