El Tribunal Electoral federal confirmó por unanimidad los acuerdos del INE relacionados con el proceso electoral 2017-2018, mediante los cuales aprobó las reglas básicas para la realización de los debates de los candidatos a la Presidencia de la República.

Durante la sesión de este jueves, el pleno de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) aprobó también los lineamientos para las tareas de visita de ciudadanos insaculados y la designación de presidentes de los 300 consejos distritales.

Además de la negativa de atraer, para su definición, el tope de gastos de campaña en la Ciudad de México y Campeche, así como el catálogo de programas de radio y televisión que serán monitoreados durante las campañas y precampañas.

También ratificó la negativa del Registro Federal de Electores del Instituto Nacional Electoral (INE) en cuanto a proporcionar domicilios de la base de datos del padrón electoral, por tratarse de datos personales y sensibles que exigen custodia y no pueden ser entregados a los partidos políticos.

El pleno aprobó también el acuerdo del INE, mediante el cual emitió las reglas básicas para la realización de tres debates entre los candidatos a la Presidencia de la República, así como los criterios objetivos para la selección de los moderadores.

Consideró infundado el agravio sobre un mayor número de debates, porque el Ínstituto Nacional Electoral señaló, como razones válidas, objetivas y razonables, que con tres -uno por cada mes de campaña electoral- se proporciona mayor información pública, plural y oportuna, lo que permitirá a la ciudadanía ejercer plenamente su derecho a votar.

La Sala Superior estimó que es inatendible el alegato de que hay ciudades con mejores características para los debates que la Ciudad de México, Tijuana y Mérida, ya que éstas, seleccionadas por el INE, cuentan con infraestructura suficiente para su desarrollo.

Determinó también que es infundado el argumento de que sean realizados de lunes a viernes por supuestos motivos de mayor audiencia en televisión, pues ese medio no es el único canal de difusión que se debe tomar en cuenta.

Los magistrados establecieron que carece de razón el argumento mediante el cual se cuestiona que se haya determinado el 12 de junio de 2018 para el último debate, por ser fecha coincidente con la inauguración del mundial de fútbol.

Lo anterior, dado que el motivo para su adopción fue dar posibilidad a los candidatos de utilizar el contenido de los debates en sus mensajes promocionales.

La autoridad electoral también consideró que la fecha favorece que se cuente con tiempo suficiente para que los medios de comunicación y la ciudadanía analicen y discutan en torno a las propuestas y posturas expuestas en los debates.