Por Edgar Hernández*

¡Sorpresas con un equipo totalmente renovado y diferente en torno a Pepe Yunes!

Con un empate técnico entre Pepe Yunes y el hijo del gobernador del mismo nombre y cuatro puntos por debajo de Cuitláhuac García, a escasos tres meses con 23 días de la jornada electoral que definirá, entre otras cosas, a quien nos gobernará, la lucha se empareja.

Y eso que aún no comienza la campaña.

Esos son los números que traen las encuestas no “patito”, las internas que trae México en torno al futuro electoral de Veracruz.

Ello ha puesto muy en alto el ánimo el cuartel de Pepe Yunes cuyo equipo está por darse a conocer a la opinión pública, mismo que estará encabezado por Aristóteles Núñez Sánchez, ex titular del SAT, que en los hechos fue quien dio seguimiento a las “empresas fantasma” que finalmente llevarían a prisión a Javier Duarte.

Núñez ha sido uno de los funcionarios públicos más respetados y eficientes del gobierno federal. Licenciado en administración de empresas por el IPN; fue subsecretario de Finanzas en el Estado de México durante el gobierno de Peña Nieto y también ocupó la Dirección General de Recaudación en la cual mostró su honestidad y mano firme y combatió hasta donde pudo la corrupción.

También estuvo al frente de la Dirección General de Fiscalización donde su habilidad para desempeñarse en el tema lo catapultó a los medios de comunicación. Es crítico e incisivo tras lo cual se ganó la fama de “Fiscal de Hierro” por ser demasiado autocrítico y honesto.

También estuvo al frente del Instituto de Protección del Ahorro Bancario y ocupó diversos cargos en la SCT, la SHCP y fue titular del poderoso Sistema de Administración Tributaria, SAT, desde donde encabezó las investigaciones de los paraísos fiscales destapados por “Panamá Papers” en la que se vio involucrado Omar Yunes, hijo del gobernador Miguel Angel Yunes.

Ese será el perfil de quienes colaboren en la campaña electoral al lado de Pepe Yunes, quien da un giro a lo que se venía especulando sobre el arrastre de rémoras y personajes de mala fama del pasado reciente.

“En mi equipo habrá gente profesional con experiencia, hombres y mujeres jóvenes… será un esquema de gente buena”, comentó a este reportero.

A ello se suma su crecimiento exponencial como figura pública y aspirante al máximo cargo de elección popular en Veracruz, quien ha sostenido que “la gubernatura se la llevará quien traiga mejor propuesta y no por el color de la camiseta”.

Así, el proyecto de cambio de José Francisco Yunes “¡Llámenme Pepe!” habrá de girar en torno a tres ejes fundamentales: la educación para el cambio; la reestructuración y activación de las finanzas y economía y tolerancia cero a la corrupción”.

Con educación de calidad habremos de orientar el cambio la siguiente década en torno a la actividad portuaria y nuevas tecnologías. “Veracruz será la capital energética de la república”, ha dicho.

“La industria llegará a Veracruz con todo el apoyo de la federación; por ello debemos estar preparados con ejércitos de profesionistas. Cada sede educativo, cada campus, cada tecnológico y cada universidad pública y privada habrán de convertirse en incubadoras de negocios que el gobierno prohijará y respaldará”.

En materia de la inseguridad pública va ligada a la falta de empleo y la atonía que padece Veracruz. “Vamos a aplicar la tolerancia cero. No puede ser que el 98% de quienes delinquen queden impunes. Vamos a poner un hasta aquí a la corrupción policiaca y a quienes cometen actos atroces”.

El problema de la delincuencia se resuelve por la vía de la viabilidad económica.

“Reestructuraré la policía. Estará bien pagada. Haremos que se sientan orgullosos de la placa. Les vamos a financiar vivienda, pensión alimenticia y educación para sus hijos por el sistema de becas”. Ya en el marco de la campaña Pepe Yunes habrá de comprometer a terminar con el analfabetismo en la entidad y remontar el lugar 28 que ocupamos en rezago educativo.

Hoy, los colores en política no deciden las urnas, “la deciden las propuestas”, dice Pepe quien deja muy en claro:

“Nunca me he robado un peso; nunca me he aprovechado de un cargo en beneficio personal o familiar; nunca he sido un político asociado con la corrupción o situaciones inconfesables, ni tengo de qué avergonzarme”.

Hoy, sin embargo se pregunta ¿Tiene algún premio no ser corrupto cuando la percepción natural en la ciudadanía es que ser político es ser corrupto?

“Vamos a cambiar nuestro entorno. Vamos a alejarnos de las filias y fobias. No vamos a la guerra de lodo, las propuestas es lo que anhela un pueblo que ha pasado por repetidos malos momentos”, concluye.

Antes de que inicie la semana mayor habrá humo blanco en el cuartel de Pepe Yunes.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo