El coordinador de voceros de la coalición Todos por México, Javier Lozano, pidió a la PGR no dejarse chantajear, acelerar las investigaciones sobre un presunto caso del lavado de dinero en la compra-venta de un inmueble que fue propiedad de Ricardo Anaya y entregar resultados a la brevedad.

En conferencia de prensa dijo que existen “tales elementos a la vista que no hay pretexto para que la Procuraduría General de la República (PGR) no actúe y mande llamar a todos. Que se acelere, profundice y nos dé resultados a la brevedad”.

Reiteró su llamado a la PGR para que no se deje presionar e investigue a quiénes habrían participado en delitos, “porque lo verdaderamente grave es que tengamos un candidato a la Presidencia de la República manchado, señalado y bajo sospecha de formar parte de esta red de delincuencia organizada”.

Manifestó que no quiere ver a una PGR actuante con filias o fobias. “No queremos verlos con prejuicios o con preferencias, pero sí queremos ver a una PGR que investigue a fondo estas operaciones, que no se deje inhibir, que no se deje presionar ni chantajear, porque su obligación constitucional es investigar los delitos federales”.

Expuso nuevos datos sobre el presunto vínculo entre Anaya, Manuel Barreiro y Eduardo de la Guardia en una ruta de supuesto lavado de dinero, donde habría evidencia de tráfico de influencias para hacerse, a través de terceros, de predios propiedad de Querétaro.

“Los terrenos de la Fundación (por Más Humanismo) y la nave industrial eran del estado; los venden a cercanos a Anaya siendo él secretario particular del gobernador de Querétaro”, explicó Lozano.

Precisó que tanto el edificio que se construyó en el terreno de la Fundación como la nave industrial que se desarrolló en el parque industrial fueron obra de De La Guardia (apoderado junto con Anaya de la Fundación por Más Humanismo).

Recordó que Anaya fue secretario particular del gobierno de Querétaro de 2003 a 2009, durante ese tiempo Álvaro Ugalde Herrera, quien es cuñado de Manuel Barreiro, se desempeñó como su jefe de Unidad Administrativa de 2003 a 2006.

Lozano detalló además que en 2005 el gobierno promovió cambio de uso de suelo de 264 hectáreas en el municipio del Marqués en favor de empresarios, entre ellos Edmundo Salvador Jiménez, fundador de la constructora Agacel Agregados y Asfaltos.

Esa misma en abril de 2016 compró el edificio que construyó la Fundación por Más Humanismo, de Anaya, por más de siete millones de pesos, misma que tenía como vocal a Eduardo de la Guardia Herrera.

Afirmó que toda esa información es pública y reiteró que el caso de los predios de Querétaro primero viene un cambio de uso de suelo para darles un uso comercial, industrial, y después viene la enajenación.

Y la enajenación se va también a valores que, a todas luces, pues son bajos, “pero que se hace a favor de personas allegadas, en ambos casos estás hablando del mismo personaje: de Barreiro”.

“Entonces sí se está hablando de un tráfico de influencias, o por lo menos esa es mi conclusión, claro, quien tendrá que hacer la indagatoria y las conclusiones, primero a nivel ministerial y luego a nivel judicial, pues son las autoridades competentes”, agregó.