POR JORGE VELÁZQUEZ

 

EN LO QUE REPRESENTA una carrera contra reloj y contra el tiempo de la Procuraduría General de la República (PGR), Ricardo Anaya, el que desafía al presidente Peña Nieto, está a punto de lograr el registro de su candidatura.

Sabemos que la justicia es ciega, sin pretender afirmar que en este caso de lavadores y chismes en las redes sociales, los sabuesos dejarán pasar por alto lo que para Anaya empezó como un jueguitos democrático y ahora es su pesadilla en la calle del infierno.

Hay mucho lodo en el caso Anaya: el mismo que lo ha llevado a involucrar a las autoridades judiciales calificándolas como serviles al jefe del Poder Ejecutivo.

Su desesperación lo llevó a desafiar al jefe de las instituciones nacionales, quien, para su fortuna, de esas raras cosas, supo responder y decir que su única participación en el proceso electoral, sería al depositar su voto.

Alocución de oro de Peña Nieto, esa que usó para resaltar que, palabras más palabras menos, la legitimación de un proceso electoral necesariamente tiene que pasar por l esgrima verbal de los aspirantes con todo y sus acusaciones

Y en este contexto no hay que dudar estimado lector, que en cualquier momento se presente la Policía Federal, con su frase de hace muchos años: señor Anaya, está detenido.

A este reportero le tocó ver que, por menos de lo que se investiga a Anaya, a Jorge Díaz Serrano, ya lo estaban esperando en las escaleras del Palacio Legislativo de San Lázaro.

¿Sucederá la detención? Estamos a horas de saberlo.

PICOTAZOS

NO SALVA A LA BALANZA comercial, pero la da oxígeno puro. A eso pueden remitirse las declaraciones de Enrique de la Madrid Cordero cuando anunció el superávit en la balanza del turismo por 10 mil millones de dólares. Durante su exposición denominada “México Potencia Turística”, el titular de la Sectur señaló que las divisas que capta México por turismo extranjero, ascienden a 10 mil millones de dólares, cifra superior a lo que los mexicanos gastan cuando salen de viaje. Esa cantidad es equivalente –dijo- al déficit que nuestro país tiene en la balanza comercial con el resto del mundo. De la Madrid Cordero, recordó que en 2017 el superávit por turismo alcanzó 10 mil 504 millones de dólares, mientras que la balanza comercial registró un déficit de 10 mil 875 millones de dólares. “México registra un superávit en la balanza comercial con Estados Unidos por 60 mil millones de dólares, pero eso que tenemos positivo lo perdemos con el resto del mundo y quedamos con un déficit de 10 mil millones. Entonces, el turismo compensa el déficit que tenemos de la balanza comercial con el resto del mundo”, explicó De la Madrid Cordero… NOS LEEREMOS LA PRÓXIMA ENTREGA…