El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, afirmó que la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), que hoy es admirado por el mundo por su modernidad, tamaño y complejidad, simple y sencillamente al verse suspendido tendría efectos catastróficos para el crédito y la confianza en nuestro país.

Actualmente, participan 321 empresas; seis mil millones de dólares de bonos verdes y mil 500 millones de dólares en Fibra E están financiando la obra, es autofinanciable, es una obra que se paga ella misma.

El efecto es un gran beneficio empresarial y representa un gran impulso al desarrollo social, hoy hay 45 mil empleos que van a llegar a 70 mil, y desde luego, lo más importante, no podemos perder la confianza y el crédito de México, porque un país no puede suspender una obra de esta dimensión de un día para otro, de un momento para otro, creo que sería lo más grave, agregó el titular de la SCT.

Señaló que la construcción del Nuevo Aeropuerto es una obra necesaria para que el país crezca, en la que ya está contratada una inversión de 150 mil millones de pesos.

Durante la visita que realizaron integrantes de los grupos parlamentarios del PRI y PVEM del Senado de la República, encabezados por Emilio Gamboa Patrón, líder del Grupo Parlamentario del PRI; Ana Lilia Herrera, Presidenta de la Junta de Coordinación Política del Senado, y Carlos Alberto Puente Salas, Coordinador del Grupo Parlamentario del PVEM, a las obras del NAIM, el titular de la SCT dijo que se trata de una magna edificación, ya que se cimenta con sistemas de construcción digitales y totalmente computarizados.

Acompañado por la subsecretaria de Transporte, Yuriria Mascott Pérez, y por Federico Patiño, director general del Grupo Aeroportuario de la Ciudad México, quien dio la explicación a los legisladores, Ruiz Esparza enfatizó que el NAIM será la obra más moderna del mundo, en el que no se ha dejado de trabajar un solo día y una vez que entre en operación será la segunda terminal más grande a nivel mundial, con garantías en su funcionamiento, para lo cual se contrató a los mejores expertos internacionales.

Resaltó que el proyecto, que anunciara el presidente de la República, Enrique Peña Nieto en septiembre de 2014, fecha desde la cual no se ha dejado de trabajar para llevarlo a cabo y al que llegarán negocios, turistas, comercio y carga, entre otros servicios, los cuales generarán fuentes de empleo necesario para el país.

De hecho, destacó, 45 mil trabajadores están ya operando en la edificación del Nuevo Aeropuerto y se estima que a fines de este año se llegue a 70 u 80 mil empleos contratados.

El titular de la SCT destacó que el NAIM se lleva a cabo con la participación del mejor proyectista, Norman Foster, y Fernando Romero, arquitecto mexicano de gran prestigio. Se contrató también la ingeniería básica para que tenga garantía en su funcionamiento, para lo cual se tiene a los mejores expertos del mundo, Nederland Consulting, holandeses, una empresa de ingeniería destacada en construcción de aeropuertos.

En las labores se suma Pearson, una compañía californiana, que lleva la gerencia del proyecto; y expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) llevan a cabo la fase constructiva, así como 300 empresas mexicanas en una obra comprometida, es decir ya contratada, por 150 mil millones de pesos.

Ruiz Esparza afirmó que el NAIM generará un gran beneficio a toda la zona cercana, como Atenco, Texcoco, Ecatepec, Nezahualcóyotl. “Más del 80 por ciento de la población sabe del beneficio que le está aportando la obra”, ya que muchos de los habitantes de la región trabajan en la construcción del Nuevo Aeropuerto.

Además, adelantó a los legisladores que, una vez que se desmonten los murales del Centro Nacional SCT, ubicado en Xola y Universidad, serán instalados en la terminal del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Durante la visita de los legisladores, en un recorrido donde pudieron constatar el avance físico en la construcción del NAIM, estuvieron presentes los directores generales de Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano, Roberto Kobeh González, y de Aeronáutica Civil, Miguel Peláez Lira.