La Cámara Nacional de Aerotransporte dijo que la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) es un tema técnico y no político, y destacó que lo importante es lograr su realización ante las necesidades del país.

Al conocer el cambio de postura del candidato a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, respecto a que no suspenderá la construcción de la obra, el presidente de la Canaero, Rodrigo Pérez Alonso, dijo que este organismo es apartidista, no tiene filias ni fobias hacia ningún candidato, y que lo importante es construir una nueva terminal ante la saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que este año transportará a 46 millones de pasajeros.

José Alfonso Lozano, primer vicepresidente de la Canaero, dijo que los retos de la industria aérea en México no están sólo en la construcción del nuevo aeropuerto, sino en el precio de la turbosina que es la más cara de América Latina y representa entre 20 y 30 por ciento de los costos de operación de las aerolíneas, entre otros temas.

Los ejecutivos refirieron que por razones técnicas y de seguridad la base aérea de Santa Lucía no es opción como nuevo aeropuerto, ni solución para que opere a la par con el AICM, porque duplicaría costos para los pasajeros, aerolíneas y para el gobierno.

La Canaero abordará las necesidades de la industria aérea en México el próximo 15 de mayo, en un foro que tendrá lugar en la Ciudad de México.