El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, afirmó que el proceso electoral del país ya se está comenzando a reflejar en la visión de los inversionistas internacionales.

En el marco de la inauguración de la 28 Convención de Aseguradores, el dirigente empresarial refirió que la apreciación de los inversionistas globales respecto a la próxima elección está manifestándose en el tipo de cambio, donde el dólar ha ganado un mayor terreno frente al peso.

Si bien destacó que acontecimientos internos como el proceso electoral están teniendo un reflejo en la paridad cambiaria, la apreciación del dólar también está relacionada a un fortalecimiento generalizado de esa moneda en el mundo.

El titular del organismo empresarial señaló que a la luz del próximo proceso electoral, en caso de ganar ninguno de los candidatos podrá tener alguna injerencia sobre el costo de las gasolinas, ya que depende del alza del petróleo.

“Los combustibles están en el libre mercado internacional, no es circunstancia que José Antonio Meade, Ricardo Anaya o Andres Manuel López Obrador, puedan controlar, mientras tengamos una política de libertad de precios tendremos diversidad de productos y opciones, y precios que irán subiendo y bajando, en medida que el petróleo suba”, destacó.

Tras subrayar que a la iniciativa privada le interesa el diálogo constructivo y firme con todos los actores políticos y sociales, añadió que a la víspera del próximo proceso electoral, la preocupación sobre de quienes aspiren al voto de las personas está en que se comprometan a proponer proyectos específicos y “no solo con varitas mágicas”.

De ahí que reiteró la invitación puntual del CCE a los tres principales candidatos a la presidencia, para reunirse con el objetivo de que el sector privado reconozca las propuestas y plataformas políticas de cada aspirante.

“El sector privado está unido y queremos escuchar de todos los candidatos sus propuestas”, insistió.

Respecto a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) destacó que la delegación mexicana debe mantener sobre la mesa de discusión las propuestas de índole nacional, que defiendan los empleos actuales y futuros que habrán de venir por el efecto de las reformas estructurales y del desarrollo de programas como las Zonas Económicas Especiales (ZEE).