Por Edgar Hernández*

¡El caso Monex de Peña Nieto y las tarjetas Chedraui de Yunes Linares, la misma transa!

En su afán por alcanzar la presidencia Enrique Peña Nieto habría gastado 13 veces más del tope permitido por la ley electoral a través de las famosas tarjetas “Monex” y otros monederos electrónicos para triangular el financiamiento de su campaña del 2012.

Hoy en Veracruz el gobernador Miguel Angel Yunes Linares acude a la misma fórmula a través de las tarjetas Chedraiu para hacer ganar a su hijo con dinero escondido para los pobres en el plástico.

Y va por las de la Comercial Mexicana con la complicidad de inescrupulosos empresarios que ven incrementar sus ganancias de la noche a la mañana con el “regalo” de dinero para el infelizaje a cambio del voto para tener un Veracruz que “comienza contigo”.

Sin embargo, hay temor en Palacio de Gobierno.

Tras el crecimiento del efecto Peje y el sorpresivo repunte de Pepe Yunes los azules entraron en pánico.

El tema ya no fue una apretada victoria que eventualmente gane en tribunales la familia Yunes Linares. No, el temor es el voto masivo que ha colocado en la recta final a Cuitláhuac García y a Pepe.

Por ello la medida desesperada de repartir dinero a los pobres sea por la vía de puntos Chedraui, de descuentos –según el gobernador- la Comer, o las promesas a amplios sectores de la población de pagar el voto el día de la elección hasta en mil 500 pesos.

Ante esa alerta de ventaja opositora, como en la guerra y el amor, las armas importan.

Así como Peña Nieto arrebata la elección por la vía de “Lealtad Monex”, en los estados de México, Tabasco, Puebla y Morelos; Bancomer prepagada; Apoyo a la mujer Bancomer; Bancomer de pagos; Banamex perfiles; Aprecio CTM; Aprecio Soriana; Soriana mi ahorro; Soriana aprecio por ti, en el estado de México y el Distrito Federal”…

Así, con la misma regla y estrategia, pero a nivel Veracruz, el gobernador Yunes Linares, de manera personal asumió el papel de “chicharo” de Chedraui y en las puertas de la tienda repartió a diestra siniestra tarjetas Chedraui.

“Y seguiré en la misma. Conseguiré descuentos en la Comercial Mexicana”, ha dicho sin precisar por qué no lo hizo 17 meses atrás cuando no había una campaña electoral de por medio.

Le vale.

Observó que a Peña le funcionó para llegar a la Presidencia con el “Siempre gana PRI por ti Soriana Tamaulipas; Mercado Soriana; Buen vecino estado de México; Soriana obsequia; Aprecio de Nuevo León; Mi ahorro Soriana Chihuahua; Banamex Soriana mi ahorro, en Guanajuato y Michoacán; Mercado Soriana El Súper Mexicano, de Guanajuato; Soriana buen vecino, Sinaloa; El regalo Wal-Mart, Yucatán; Bancomer contigo, en Baja California, y Tarjeta Santander su cuenta universitaria”.

Y a resultados, Peña ganó la Presidencia de México.

Por ello el esquema, hoy clonado en Veracruz, lo hace propio el gobernador a quien importa un cacahuate violentar la ley electoral por más que diga que “son mentiras”, tras la advertencia de denuncia de Morena.

Desdeña que tras la denuncia a la que habrá de sumarse el PRI, se procederá a la revisión a documentos del Instituto Federal Electoral

(IFE), la Secretaría de Hacienda (SHCP), la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y otras fuentes, como testimonios de beneficiarios de las tarjetas Chedraui “Veracruz comienza contigo”.

De comprobarse el ilícito el hijo del gobernador sería bajado de la elección por “rebasar los topes de campaña”. Será asimismo objeto de revisión de parte del Tribunal Federal Electoral ya que las tarjetas Chedraui no solo son para beneficio del local, Yunes Márquez, también para Ricardo Anaya que seguramente ni vela tiene en el entierro.

El problema pues, no es menor ya que se da en momentos en que el primer priista Enrique Peña Nieto muere por quitar a Anaya para subir al ring a José Antonio Meade.

Por lo pronto en Veracruz, Morena y el PRI felices de que en la sumatoria ganaron puntos de ventaja y no son puntos Chedraui.

Por lo pronto el dilema por determinar serían los montos de dinero ilegal y de donde procede.

Malo si son recursos del gobierno veracruzano tomados para abonar a la campaña del hijo. Grave que sean los dineros de los Duartistas quitados a cambio de la libertad ya que son recursos federales y peor, que sea el dinero de la familia Yunes, ya que pondría al descubierto el origen de la alcancía.

Ya solo faltan 54 días para la elección. Veracruz está crispado. Solo una luz asoma en el horizonte. En el voto masivo está la respuesta del verdadero cambio.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo