Como consecuencia del estrés, la ansiedad, así como problemas fisiológicos y genéticos, la fibromialgia produce un dolor generalizado en el cuerpo, extrema fatiga y dificultad cognitiva, indicó la investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de México, Gemma Domínguez Zárate, quien consideró necesario acudir al médico si el padecimiento se prolonga por más de tres meses.

En el marco del Día Mundial de la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica, que se conmemora cada 12 de mayo, la encargada del Área de Densitometría del Centro de Investigación en Ciencias Médicas de la UAEM explicó que esta enfermedad afecta principalmente a mujeres entre los 40 y 50 años de edad.

El tratamiento, detalló, es individualizado, por lo que pueden recetarse analgésicos para aminorar el dolor e incluso, antidepresivos. En este sentido, se busca un procedimiento curativo que incluya asesorías psicológicas, así como terapia ocupacional para disminuir el estrés.

La investigadora universitaria destacó que la fibromialgia se caracteriza por la amplificación de la sensación de malestar, es decir, el cerebro traduce e incrementa las señales de dolor.

Este padecimiento, dijo, está acompañado de cefalea, rigidez muscular, adormecimiento de pies y manos, así como dolores menstruales severos. Responde a problemas genéticos, pero también a traumatismos, accidentes, quemaduras, caídas, infecciones cutáneas, en las vías urinarias, respiratorias o gastrointestinales.

Gemma Domínguez Zárate puntualizó que el Síndrome de Fatiga Crónica genera un cansancio prolongado durante todo el día, a pesar de haber descansado y al igual que la fibromialgia, debe ser diagnosticado por un especialista, ya que no es resultado de algún otro padecimiento y puede atenderse a través de terapia psicológica y ocupacional.